Connect with us

Tecnología

Teletrabajo: ¿Saben ahora los jefes demasiadas cosas de nosotros?

Published

on

Antes de la pandemia, Gail Cornwall hablaba principalmente de los hijos de otras personas, no de los suyos, pero ahora con el teletrabajo todo cambió y, en especial, su relación con sus jefes.

Esta mujer de 40 años escribe sobre paternidad y educación, y algo que antes de la pandemia hacía mayormente mientras sus hijos estaban en la escuela.

Pero eso empezó a cambiar con las restricciones y se vio en casa con los cinco menores de entre 6 y 17 años.

«Ahora sólodos han vuelto a la escuela y a tiempo parcial», dice Cornwall, quien vive en San Francisco, California, Estados Unidos.

Por ello, últimamente habla mucho de ellos con sus jefes durante el teletrabajo.

A menudo comienza las llamadas de trabajo explicando que tiene la casa llena de niños y que podrían interrumpirla mientras está en la reunión.

«Creo que es más profesional avisar de que esto puede pasar, que ser interrumpida sin que nadie se lo espere».

Su ritmo de trabajo también ha cambiado.

«Cuando se trata de establecer plazos, la verdad es que he tenido que retrasar las fechas, darme más tiempo», dice.

«Me veo respondiendo cosas como: ‘Probablemente pueda hacer esos cambios en dos semanas. Pero digamos cuatro, por si acaso, ya que con los niños en casa siempre surgen cosas».

Teletrabajo jefes

Durante el último año, muchos de nosotros nos hemos encontrado con la necesidad de hablar de las responsabilidades personales mientras gestionamos las profesionales.

Antes de la pandemia, los trabajadores no tenían la obligación real de compartir nada sobre sus vidas con sus jefes.

En las organizaciones más grandes, es probable que los departamentos de recursos humanos solo conocieran los nombres, las direcciones y el día en el que los empleados cumplen años.

Pero con el covid-19 nos llevamos el trabajo a casa y de repente tuvimos que compartir más aspectos con nuestros jefes y compañeros, porque nuestra vida privada empezó a desarrollarse durante las horas de trabajo.

Algo de esto ha sido positivo.

Existe la sensación de que dar a nuestros jefes más información sobre las circunstancias, las responsabilidades e incluso la salud de nuestro hogar podría resultar en una mayor conciliación.

Pero también surgen preguntas como cuánto queremos compartir con nuestros jefes y qué cosas pueden verse como una violación de la privacidad.

También está sobre la mesa la cuestión de cómo usarán las empresas esa información.

Teletrabajo jefes

¿Intrusión o detalles necesarios?

En agosto, el Forward Institute, un organismo sin fines de lucro con sede en Reino Unido, publicó un informe que examina cómo las organizaciones habían respondido a la covid-19, incluida una evaluación de lo que llamó el «cambio fundamental en lo que los empleadores saben y necesitan saber sobre las circunstancias personales de sus empleados».

A través de entrevistas con líderes de varias importantes organizaciones importantes, los investigadores encontraron que ninguno de ellos «conocía las condiciones de trabajo en el hogar de su personal antes de la crisis».

Después de todo, señalan, antes de que los hogares se convirtieran en lugares de trabajo, «las preguntas de los jefes a los empleados sobre las circunstancias de sus hogares y sus familias se hubieran considerado una intromisión injustificada en la vida privada».

Pero este tipo de consultas y los cambios en las políticas basados en la información obtenida se volvieron importantes cuando llegó la pandemia, dice Ruth Turner, directora senior del Forward Institute, ya que las empresas se encontraron con el deber renovado de cuidar de sus empleados.

«Cuando las escuelas cerraron, los niños empezaron aparecer sentados en los regazos de sus padres durante las reuniones por Zoom. Los parientes ancianos con los que viven y a los que cuidan estaban presentes en el fondo de la habitación», cuenta.

Muchos empleadores reaccionaron aumentando la flexibilidad, agrega, entendiendo que los empleados que también son padres y cuidadores y que estaban haciendo malabarismos con unas cargas descomunales.

Para algunas personas, el simple hecho de aparecer en un video ha sido revelador.

Antes del auge del trabajo remoto, ningún jefe necesitaba conocer los detalles diarios de personas que viven en el sótano de la casa de sus padres porque se divorciaron o porque tienen una deuda abrumadora, o que comparten un piso diminuto con otros tres adultos, por ejemplo.

Ahora, es necesario compartir al menos fragmentos de esto, no solo para proporcionar contexto a lo que aparece en las llamadas de Zoom, sino porque los empleadores podrían tener que ayudar a que esas situaciones sean más propicias para el trabajo.

Un estudio reciente, realizado con más de 30.000 trabajadores de todo el mundo, reveló que más del 40% carece de suministros de oficina esenciales en el hogar, y uno de cada 10 no tiene el tipo de conexión a internet que necesita para hacer bien su trabajo.

Mientras los jefes analizan si sus equipos pueden seguir trabajando de forma remota, también deberán determinar qué obligación tiene la empresa de resolver estos problemas.

«Si transicionamos a este mundo híbrido en el que las personas tienen que hacer su trabajo en casa, o eligen hacerlo, ¿quién deberá paga por la conexión wifi?» dice Turner.

«Si alguien solo puede sentarse en su cama, ¿significa eso que no puede trabajar desde casa?», porque puede una situación sea incompatible con la política de salud y seguridad de la empresa.

«Todas estas son preguntas interesantes para las que nadie tiene respuesta todavía».

¿Me tratarán de manera diferente?

Más allá de hablar de responsabilidades de cuidado o circunstancias del hogar, algunas personas tuvieron que revelar problemas de salud que anteriormente habían mantenido en privado.

«Casi inmediatamente, algunos trabajadores sintieron que tenían que hablar de sus enfermedades o discapacidades a largo plazo porque las colocaba en una categoría de riesgo», dice Turner.

«Es posible que tenga una enfermedad de la que antes no era necesario informar a su jefe, pero que ante la covid-19 lo haya vuelto muy vulnerable. Todas estas cuestiones de dominio privado de repente se hicieron públicas».

Las personas que tienen discapacidades o afecciones de salud y lesiones constituyen 10% de la fuerza laboral mundial, apunta Brendan Roach, director de estrategia y networkingen PurpleSpace, una red de recursos de desarrollo profesional con sede en Londres para empleados discapacitados.

Pero debido a que los problemas no son obvios, los jefes pueden no tener ni idea de que tienen empleados con discapacidades.

«Muchos tienen discapacidades que no son visibles o que no son evidentes de inmediato, como la dislexia, la ansiedad e incluso la diabetes», dice Roach.

«Lo que ha hecho la pandemia es cambiar las cosas que su empresa necesita saber sobre su salud. En cierto modo, eso es muy bueno: normaliza las conversaciones sobre salud y trabajo».

Pero, agrega Roach, también hay razones válidas por las que las personas con discapacidades invisibles optaron por no revelar esa información antes de la pandemia.

«Hay un cierto grado de miedo. Si le digo a mi empleador que tengo esta afección, ¿me tratarán de manera diferente o se frenará mi carrera? Esto es un factor importante para las personas que tienen discapacidades».

Problema de confianza fundamental

Históricamente, muchos empleados han optado por mantener un perfil bajo en el trabajo y por no compartir nada de sus asuntos personales.

Parte de esto se debe a simples preocupaciones sobre la privacidad, pero para muchos, esta elección surge del temor real de que cuanto más sepa un jefe, más vulnerables los considere.

Por ejemplo, antes de la pandemia, muchos padres en entornos corporativos practicaban la «crianza secreta» para evitar el estigma de parecer incapaces, desenfocados o carentes de compromiso.

No es un riesgo imaginado: entre 2006 y 2015, en Estados Unidos se triplicaron los casos de discriminación en el lugar de trabajo debido a responsabilidades familiares.

Es posible que la pandemia haya obligado a sacar a la luz información sobre las responsabilidades familiares y el entorno del hogar y, en realidad, las condiciones de salud crónicas y las discapacidades.

Pero eso no significa que las razones para no querer compartir esa información antes hayan desaparecido.

Turner dice que la responsabilidad de asegurarse de que estos temores no se vuelvan realidad recae en los empleadores.

También de que la información se utilice de manera responsable.

«Es una cuestión fundamental de confianza subyacente», dice.

«Si alguien siente que su jefe se preocupa de verdad por él o que logra un equilibrio entre sus necesidades y las de la organización, es probable que esa persona se sienta más inclinada a contar cuál es su discapacidad o que preocupaciones de salud tiene».

Incluso las organizaciones con un alto grado de confianza entre sus líderes y sus empleados «no pueden aprovecharse de ello», dice Turner.

«Las personas tienen una expectativa legítima de que si divulgan algo que normalmente hubieran mantenido en privado se mantendrá la confidencialidad. Los problemas de privacidad de los datos pasan a primer plano. Los trabajadores necesitan saber por qué les hacen esas preguntas, quién tendrá acceso a esa información y qué hará la empresa con ella».

Roach tiene una visión optimista.

Cree que el cambio cultural que está haciendo que los trabajos funcionen para las personas en vez de que las personas tengan que adaptarse empieza por tener unos jefes cada vez más cercanos.

«Los líderes se han vuelto más humanos en el último año», dice.

«Sus subordinados los ven en sus salas de estar, con su ropa cómoda».

A su vez, algunos de esos líderes más humanizados avanzan hacia la construcción de entornos de trabajo que reconocen las necesidades individuales de sus empleados, creando espacios donde lo personal y lo profesional pueden superponerse.

Y si el efecto duradero de la abrupta necesidad de ser más abiertos con nuestros empleadores trae lugares de trabajo más flexibles que pueden adaptarse a las responsabilidades, desafíos y complicaciones que forman parte de nuestras vidas, tal vez los trabajadores consideren que sacrificar un poco de privacidad merece la pena.

EL NACIONAL

{{ reviewsOverall }} / 5 Users (0 votes)
Rating0
What people say... Leave your rating
Order by:

Be the first to leave a review.

User Avatar User Avatar
Verified
{{{ review.rating_title }}}
{{{review.rating_comment | nl2br}}}

Show more
{{ pageNumber+1 }}
Leave your rating

Your browser does not support images upload. Please choose a modern one

Tecnología

Las stories de Instagram ahora tendrán transcripción.

Publicada

on

por

Instagram introdujo un tipo de sticker con el que ofrece transcripciones automáticas en las Historias (stories). Por el momento están disponibles en inglés, pero se espera que se expanda a más países e idiomas en el futuro.

Los caption stickers, es decir, las pegatinas de transcripción automática, están disponibles en las Historias -que son publicaciones que solo duran 24 horas- después de hacer su aparición en las aplicaciones IGTV y Threads, vinculadas a la red social Instagram.

Los usuarios pueden modificar el estilo como el color una vez que se han generado, así como corregir errores que detecten.

Estas transcripciones automáticas están disponibles en inglés y por el momento solo en los países de lengua inglesa, pero según el portal de tecnología Engadget la compañía espera extenderlas a más idiomas y países eventualmente.

Instagram también confirmó que pronto comenzará las pruebas de este tipo de transcripción en los videos cortos, llamados Reels.

Stories Instagram

Con las transcripciones automáticas en las Stories y en Reels, Instagram quiere que estos contenidos sean más inclusivos y eficientes, y que permitan ser seguidos por usuarios sordos o con deficiencia auditiva, pero también por quienes no son hablantes nativos de inglés o que vean estos contenidos sin audio.

Vía Europa Press.

{{ reviewsOverall }} / 5 Users (0 votes)
Rating0
What people say... Leave your rating
Order by:

Be the first to leave a review.

User Avatar User Avatar
Verified
{{{ review.rating_title }}}
{{{review.rating_comment | nl2br}}}

Show more
{{ pageNumber+1 }}
Leave your rating

Your browser does not support images upload. Please choose a modern one

Sigue leyendo

Tecnología

Twitter extendió los Spaces de audio a todas las cuentas con más de 600 seguidores.

Publicada

on

por

Twitter expandió su experiencia de audio en directo Spaces, similar a la de la red social Clubhouse, y ya permite que los usuarios que tengan más de 600 seguidores en sus perfiles puedan organizar nuevas conversaciones.

Spaces de Twitter se lanzó el pasado año, pero hasta el momento solo se encontraba disponible para un número reducido de usuarios. Esta experiencia permite que los usuarios organicen conversaciones solo de audio a las que se invita a sus seguidores, que pueden unirse como oyentes o solicitar la participación.

Twitter anunció en un comunicado que expande el número de personas que pueden organizar nuevas conversaciones en Spaces.

La extensión de los Spaces se limita solo a cuentas con más de 600 seguidores porque es probable que estas cuentas tengan una buena experiencia.

Antes de llevar la experiencia a todos los usuarios, la plataforma asegura estar centrada en aprender más. También desea hacer más sencillo descubrir los Spaces y ayudar a las personas a disfrutarlos con grandes audiencias.

Twitter Spaces

La compañía anunció también otras novedades que llegarán a Spaces en el futuro, entre las que destacan los Spaces de pago. Allí los participantes tienen que pagar una entrada a los organizadores de una conversación.

Los Spaces de pago contarán con el precio y número de participantes que elijan sus organizadores, aunque Twitter retiene una comisión. Esta función se probará en los próximos meses entre un número reducido de usuarios.

Asimismo, otras funciones que llegarán a Spaces son la capacidad de programar y configurar recordatorios, co-organizar conversaciones junto con otras personas, mejoras en los subtítulos y nuevas formas de descubrir los Spaces.

Vía Europa Press.

{{ reviewsOverall }} / 5 Users (0 votes)
Rating0
What people say... Leave your rating
Order by:

Be the first to leave a review.

User Avatar User Avatar
Verified
{{{ review.rating_title }}}
{{{review.rating_comment | nl2br}}}

Show more
{{ pageNumber+1 }}
Leave your rating

Your browser does not support images upload. Please choose a modern one

Sigue leyendo

Tecnología

Critican a Facebook por no aplicar iguales sanciones severas a líderes autoritarios.

Publicada

on

por

El Consejo supervisor de Facebook avaló este miércoles la suspensión de los perfiles de Donald Trump por sus publicaciones «alentando» a los responsables del asalto al Capitolio el pasado 6 de enero.

La nota negativa para la compañía que dirige Mark Zuckerberg es que la suspensión indefinida del expresidente de EEUU «viola los principios básicos de la plataforma».

Para subsanar esta acción «arbitraria», el panel ha concedido seis meses más a la plataforma para tomar una «decisión proporcionada», esto es o bien suspender su cuenta por un tiempo determinado o por el contrario eliminarla directamente.

En un comunicado, el ex viceprimer ministro británico y ahora «jefe de la diplomacia» de Facebook, Nick Clegg, aceptaba el veredicto del Consejo adelantando que implementarán «una acción que sea clara y proporcionada». Mientras tanto, eso sí, matendrán suspendidos los perfiles del ex presidente Trump, que contaba con hasta 60 millones de seguidores entre sus perfiles de Facebook e Instagram.

La controvertida decisión de Facebook, en cambio, contradice su posición con los perfiles de autócratas reconocidos como el ayatolá iraní Jameneí, los altos cargos del Partido Comunista Chino o sin ir mas lejos, el líder chavista, Nicolás Maduro, a quien Facebook le bloqueó la cuenta en marzo por «desinformar sobre el Covid», pero por solo 30 días, por los cinco meses (y sumando) de la de Trump.

La de Merkel y otros 

Pese a que el magnate estadounidense se escuda en la primera enmienda sobre libertad de expresión, desde Facebook -compañía privada y no una institución pública- se aduce que el discurso del ex presidente no tiene cabida en su plataforma por «haber fomentado la insurrección violenta» en la transición hacia el mandato del ganador de las elecciones, Joe Biden.

No solo se han levantado en armas contra la decisión de la multinacional desde la bancada republicana, sino también representantes de la izquierda norteamericana, como el precandidato demócrata Bernie Sanders, y líderes mundiales de la talla de la canciller alemana Angela Merkel, el presidente brasileño Jair Bolsonaro y su homólogo mexicano, López Obrador.

Ellos denuncian el monopolio de los gigantes tecnológicos en materia de libertad de expresión y a la hora de quitarle semejante «megáfono» a un presidente elegido democráticamente.

En 2019, en plena crisis reputacional por las acusaciones de fomentar el delito de odio y la radicalización con fines comerciales, el CEO y fundador de Facebook, Mark Zuckerberg, creó el Consejo supervisor, un órgano consultivo formado por miembros designados por la multinacional para lidiar con cuestiones de libertad de expresión.

En este caso, tras la suspensión de la cuenta de Trump, Facebook se encomendó a este panel de 20 expertos -entre los que están premios Nobel como Tawakkol Karman y políticos como la ex primera ministra danesa Helle Thorning-Schmidt- para saber cómo proceder no solo con el entonces presidente saliente de EEUU sino con líder de autocracias como la iraní o la norcoreana.

«Este es un organismo designado y financiado por Facebook que no tiene legitimidad para tomar decisiones reales. Ha fracasado el intento de Facebook de desviar la atención de su fracaso fundamental de asumir la responsabilidad de lo que hay en su propia plataforma», aseveran desde la asociación que se hace llamar el auténtico consejo de supervisión de la red social.

{{ reviewsOverall }} / 5 Users (0 votes)
Rating0
What people say... Leave your rating
Order by:

Be the first to leave a review.

User Avatar User Avatar
Verified
{{{ review.rating_title }}}
{{{review.rating_comment | nl2br}}}

Show more
{{ pageNumber+1 }}
Leave your rating

Your browser does not support images upload. Please choose a modern one

Sigue leyendo

Lo más leído