Connect with us

Salud

Niños y jóvenes hispanos en EEUU tienden a ser más obesos.

Published

on

Los niños y jóvenes de habla hispana en Estados Unidos, como también aquellos de escasos recursos, presentan índices de obesidad mayores que aquellos que hablan inglés, muestra un estudio presentado este sábado.

El reporte dado a conocer en la conferencia anual de la Sociedad de Endocrinología destaca que los niños y los adolescentes la prevalencia de obesidad de quienes hablan español es 24,4 %, aproximadamente 50 % más alta de la de quienes sólo hablan inglés.

Al señalar que la obesidad infantil «está asociada con múltiples enfermedades en la edad adulta», Hang-Long Li, autor de la investigación, pidió acciones para prevenir estos resultados adversos a la salud.

«Se deben implementar medidas de salud pública especialmente diseñadas para los niños de familias de habla hispana, para aumentar la concientización sobre la obesidad infantil al igual que acciones correctivas de salud», dijo el investigador de la Universidad de Hong Kong.

El estudio, destacado como uno de los primeros en identificar una relación entre la obesidad infantil y el lenguaje, considera que presumiblemente una de las razones es que la falta del inglés representa una barrera para entender los materiales de educación sobre una sana alimentación.

Li indicó que los programas actuales diseñados para combatir la obesidad infantil deberían promoverse más ampliamente entre las familias de habla hispana «y deben ser sensibles a las diferentes tradiciones culturales».

Adicionalmente, señaló que las etiquetas sobre los contenidos de los comestibles, «que juegan un importante papel en los esfuerzos de prevención de la obesidad», están solamente en inglés.

La obesidad igualmente está relacionada con el estatus socioeconómico y el nivel de educación, según el reporte presentado en la Asamblea virtual ENDO 2021.

Así, el índice de obesidad fue de 23,8 % en niños de familias de bajos ingresos en comparación con 11 % de menores en hogares con ingresos altos.

De la misma forma, la obesidad «fue de 26,2 % en familias con bajo nivel de educación comparado con 9,4 % en familias altamente educadas».

Los investigadores utilizaron estadísticas de 1999 a 2018 referentes a niños y adolescentes de 2 a 19 años de edad, encontrando que el promedio de obesidad entre estos grupos aumentó de 14,7 % en 1999 a 19,2 % en 2018.

La obesidad severa (por encima del percentil 120 para la edad y el sexo) en el período y las edades estudiadas se incrementó de 3,9 % a 6,1 %, lo que representó un aumento de más del 55 %, indicó Li.

{{ reviewsOverall }} / 5 Users (0 votes)
Rating0
What people say... Leave your rating
Order by:

Be the first to leave a review.

User Avatar User Avatar
Verified
{{{ review.rating_title }}}
{{{review.rating_comment | nl2br}}}

Show more
{{ pageNumber+1 }}
Leave your rating

Your browser does not support images upload. Please choose a modern one

Noticias

El Nacional: Hospital de campaña del Poliedro no escapa del colapso sanitario.

Publicada

on

por

El hospital de campaña del Poliedro de Caracas, creado como un centro centinela para la atención de pacientes asintomáticos y sintomáticos leves con covid-19, no escapa del colapso generalizado que padece el sistema de salud público del país. En medio de una segunda ola de contagios que atraviesa Venezuela, los insumos como el oxígeno son cada vez más escasos, mientras que el flujo de personas que buscan atención médica se incrementa cada día.

“Los insumos médicos son insuficientes para la cantidad de personas que se están atendiendo diariamente. Solo hay los mínimos necesarios. Cada día llegan más personas que son referidos de otros hospitales”, dijo a El Nacional un médico que labora en este hospital, y que pidió mantener su identidad en anonimato.

Capacidad hospitalaria

Inaugurado el 31 de julio de 2020, el hospital de campaña instalado en el Poliedro de Caracas contaba, según las declaraciones oficiales, con un total de 1.200 camas, distribuidas en dos áreas principales: una externa (900) y una interna (300).

Para este 8 de abril de 2021la parte externa del hospital -conformada por 24 carpas- cuenta con 382 camas, de las que solo 210 están activas. Se encuentran ocupadas en la actualidad 184 y 26 están disponibles.

Debido al incremento de contagios en el último mes, este centro centinela también está atendiendo casos moderados y graves de covid-19 pese a que no cuenta con los recursos para prestar atención a este tipo de pacientes.

“Hay pacientes de alta complejidad que requieren de laboratorios específicos que se toman cada hora, camas de cuidados intensivos, un ambiente controlado, y  monitores, pero la estructura no tiene capacidad para eso”, advirtió el médico.

Para la fecha de la redacción de esta nota, se encontraban hospitalizados en el área externa del Poliedro 49 personas con insuficiencia respiratoria de moderada a grave y 145 asintomáticos o con síntomas leves.

En un principio el régimen también dijo que la instalación contaría con una unidad de cuidados intensivos (UCI), y con 13 ambulancias para trasladar a los pacientes graves a los hospitales. Sin embargo, esto no se encuentra disponible.

La cúpula del Poliedro presuntamente cuenta con 300 cubículos para atender a pacientes positivos asintomáticos, sintomáticos leves y moderados, pero El Nacional no pudo confirmar esta información porque el personal médico que labora en la parte externa no tiene permitido el acceso a esta área. El protocolo de bioseguridad dentro de estas instalaciones es muy estricto, y la zona está controlada exclusivamente por personal cubano.

Estado en qué se encuentran las instalaciones

El Nacional logró ingresar al hospital de campaña del Poliedro de Caracas y pudo comprobar que la mayoría de las instalaciones se encuentran en buen estado. Todo el equipamiento es nuevo: carpas, camas, camillas, tomas de oxígeno. Además, todas las áreas disponen de electricidad.

Hay una carpa destinada a los pacientes críticos que cuenta con camas clínicas y alrededor de 50 tomas para bombonas de oxígeno.

“Se puede hasta subir hasta 20% de la capacidad de tomas de oxígeno. Esto haciendo un esfuerzo entre los médicos y militares para poder brindar la atención”, señaló el médico.

También disponen de una carpa con aire acondicionado para ubicar a los fallecidos hasta que el Servicio Nacional de Medicina y Ciencias Forenses (Senamecf) disponga del cuerpo.

Cuentan con una unidad móvil para realizar rayos x, pero no tienen material para entregar las placas en físico. Los pacientes deben tomar una foto a la imagen con su teléfono, o el médico de guardia debe pasar por el lugar para ver la placa.

Los pacientes y el personal médico disponen de un gran número de baños portátiles. Están en condiciones óptimas. En otra área del estacionamiento hay duchas improvisadas que carecen de un buen mantenimiento.

Una vez a la semana personal del hospital recoge las sábanas de las camas de los pacientes y las lleva a un área de lavandería totalmente nueva en las instalaciones del Poliedro.

Asimismo, alejado de las carpas se encuentra un incinerador que se usa para quemar los desechos biológicos.

Insumos médicos

Aunque los insumos médicos en su mayoría son escasos, en el hospital de campaña de la capital disponen de un gran número de equipos de protección personal para el personal médico, así como de algunos medicamentos (antibióticos, sueros, dexametasona, vitaminas, aspirina, entre otros).

“El oxígeno es insuficiente. Básicamente es el insumo de mayor escasez. Una bombona de oxígeno puede durar de 6 a 12 horas, dependiendo de las necesidades del paciente, ya que en ocasiones solo alcanza las 4 horas de duración. Todo depende también de si la válvula está buena o no”, indicó el profesional.

Para saber cuántas bombonas se necesitan en un día, se toma en consideración el número de pacientes y la cantidad de oxigeno que requieren por hora. Sin embargo, se puede crear un déficit cuando los médicos abren cupos a otros pacientes que requieren de atención urgente.

Las personas deben esperar hasta cinco días a que se abra un cupo en el área de oxígeno, que actualmente está copado.

A los pacientes hospitalizados en el hospital de campaña se les garantiza las tres comidas diariamente.

“Allí se le trata de prestar atención a todas las personas. Quizás no es la atención más óptima pero es mejor que estar en casa sin nada de tratamiento o asistencia médica. Muchas de las personas que se encuentran aquí hospitalizadas son de escasos recursos, y al contar con sus tres comidas al menos pueden subir sus defensas y luchar contra la enfermedad”, destacó el médico entrevistado por el diario.

Otro insumo que presenta escasez son las pruebas PCR. Solo se aplican a los pacientes que están hospitalizados y que previamente resultaron positivos en el test de detección rápida (TDR).

Militares controlan el Poliedro

El hospital es controlado por la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (FANB). Son los militares quienes están a cargo de los insumos, organización y seguridad de toda la parte externa, mientras que la cúpula está bajo el mando de los cubanos.

“De la parte militar que asumió el control del Poliedro y los recursos que allí se entregan los proporciona la FANB. El Ministerio de Salud forma parte de las decisiones, pero no tienen tanto poder como los militares. Es difícil que algo se salga de control allí porque quieren quedar bien ante la presidencia. Lo que  no sé es si esta situación hace que haya menos recursos para otros centros de salud”, explicó el doctor.

Consideró que “es mejor que la FANB tenga el control porque tienen más recursos y mejor logística”. “Hacen estadísticas, proyecciones, tienen expertos en la materia que son parte del componente del Ejército. Saben dar órdenes, conciliar los problemas, pero valoran los criterios médicos. Ellos no priorizan a nadie, no les importa cargo, todo el mundo es atendido por igual, y eso también es positivo”.

En cuanto al personal de salud, en el lugar laboran médicos cirujanos que se están graduando de universidades grandes de todo el país,  hay un equipo de Barrio Adentro (médicos integrales comunitarios) y médicos militares.

Gran parte de los trabajadores médicos no perciben sueldo alguno, pero laboran en el lugar para poder cumplir con las horas de guardia necesarias para obtener el título universitario.

“En lo personal me importa poder contribuir y ayudar. No me hago esperanzas con el sueldo, y es lamentable porque es algo que se repite en todos los hospitales”, señaló el entrevistado.

No hay médicos especialistas. Por lo general los médicos cirujanos asumen la emergencia para estabilizar a los pacientes, y los integrales están a cargo de la hospitalización.

Protocolo para ingresar a un paciente

Las personas llegan desde muy temprano y hacen colas a las afueras del Poliedro, hasta el el personal de la milicia les permite el ingreso a las instalaciones. Entran en una carpa de espera, luego pasan por un área de desinfección y de allí a una sala de triaje donde le toman los datos e indican qué síntomas tienen.

Posteriormente  se les hace una prueba TDR cuyo resultado entregan en aproximadamente hora y media.  Esta prueba rápida de detección de antígeno SARS-CoV-2  que se realiza con una muestra obtenida a través de un hisopado nasal. Es efectiva en personas que presentan desde  0 a 7 días con síntomas.

Atienden entre 450-480 personas diarias. Entre 20% y 30% resultan positivos en la TDR.

Dependiendo de los síntomas que tenga el paciente y el resultado de la prueba, son enviados a rayos x, y se les mide el nivel de oxígeno en la sangre.

Quienes resulten asintomáticos y presenten síntomas de leves a moderados, son hospitalizados. Los médicos no recomiendan que quienes puedan presentar complicaciones se queden, pues las unidades de oxigeno son escasas y no cuentan con lo necesario para atender pacientes de alta complejidad.

Solo aceptan a pacientes críticos en el hospital de campaña cuando llegan por emergencia o referidos de algún hospital.

Las personas que salen negativo en la TDR son enviadas a casa con indicaciones médicas en caso de que presenten algún síntoma.

No aceptan menores de edad.

Al ingresar, a cada persona le entregan un colchón, sábanas y almohadas. Si son asintomáticos reciben un kit que contiene vitaminas, paracetamol, aspirinas, Azitromicina, Ivermectina y Carvativir.

Para no colapsar la capacidad del Poliedro, algunos pacientes asintomáticos son enviados en un autobús a hoteles.

Los pacientes que se recuperan solo pueden ser dados de alta luego de resultar negativo en una prueba PCR.

¿Qué pasa cuando muere un paciente?

Cuando muere un paciente lo primero que hace el personal médico es elaborar una micro historia clínica de la persona que envían a un sistema computarizado al que Senamecf tiene acceso. Luego se hace un informe médico y se procede a elaborar el la acta de defunción.

Los cuerpos son llevados a una carpa refrigerada donde son etiquetados en el pecho con un adhesivo en el que se coloca nombre, cédula, diagnóstico y contacto del familiar. Allí pueden permanecer unas dos horas, hasta que los militares trasladan a los difuntos a una morgue que se habilitó en los sótanos de la cúpula.

A partir de allí, Senamecf se encarga de contactar a los familiares  para que acudan a tramitar el acta de defunción y el permiso de cremación. Todo lo correspondiente al papeleo lo pueden realizar en las instalaciones del Poliedro, donde hay una taquilla habilitada para estas gestiones.

Hasta el 7 de abril habían fallecido dentro de las instalaciones del hospital de campaña un total de 147 personas a causa del covid-19. Actualmente muere un promedio de 5 personas cada día.

#ElNacional.

{{ reviewsOverall }} / 5 Users (0 votes)
Rating0
What people say... Leave your rating
Order by:

Be the first to leave a review.

User Avatar User Avatar
Verified
{{{ review.rating_title }}}
{{{review.rating_comment | nl2br}}}

Show more
{{ pageNumber+1 }}
Leave your rating

Your browser does not support images upload. Please choose a modern one

Sigue leyendo

Salud

Los atracones de comida no se deben a la impulsividad inducida por el estrés.

Publicada

on

por

Los atracones de comida son un síntoma característico de algunos transtornos alimenticios, pero el estrés no es el desencadenante de ese consumo desmedido de alimentos, según un estudio que publica hoy Journal of Neuroscience.

Una de las principales teorías sobre los atracones es que son el resultado del estrés, que hace que los individuos tengan dificultades de autocontrol.

Sin embargo, una investigación encabezada por expertos de la Universidad de Cambridge concluye que, en contra de lo que se pensaba, las personas con trastornos alimentarios no pierden el autocontrol -lo que les lleva a comer compulsivamente- en respuesta al estrés.

La directora de la investigación Margaret Westwater señala que la idea era saber si el estrés afectaba a las regiones clave del cerebro que son importantes para el autocontrol y, a su vez, provoca un aumento de la ingesta de alimentos.

El estudio sugiere, según Paul Fletcher, otro de los autores, que la relación entre el estrés y los atracones «es muy complicada. Tiene que ver con el entorno que nos rodea, nuestro estado psicológico y la forma en que nuestro cuerpo nos indica que tenemos hambre o estamos llenos»

Los investigadores contaron con 22 mujeres con anorexia nerviosa, 33 con bulimia nerviosa y 30 que no sufrían estos trastornos alimenticios.

Durante varios días, las participantes tuvieron que realizar una tarea de control inhibitorio -la capacidad de detener lo que se va a hacer o se está haciendo- mientras estaban estresadas o relajadas y se medía su actividad cerebral.

La tarea consistía en pulsar un botón para detener una barra en movimiento cuando llegaba a un punto concreto de una pantalla, pero en algunos ensayos, la barra se detenía antes de tiempo y las participantes tenían que evitar pulsar el botón.

Una vez completada la tarea, pero cuando todavía se podía esperar que las voluntarias estuvieran en un estado de estrés elevado, se les ofreció un bufé en un salón relajante, donde se les dio la opción de comer tanto o tan poco como quisieran.

Aunque la teoría sugiere que las pacientes deberían haber comido más cuando estaban estresadas, «en realidad eso no es lo que encontramos. Está claro que cuando pensamos en la conducta alimentaria en estos trastornos, tenemos que adoptar un enfoque más matizado», agrega Westwater.

El estrés alteró la actividad cerebral asociada al control inhibitorio en los grupos con trastornos alimentarios, pero no tuvo ningún efecto sobre el rendimiento en la tarea, lo que significa que seguían teniendo la capacidad de detener sus acciones.

Estos resultados indican que la autoinhibición se mantiene ante el estrés, por lo que el mecanismo real de los atracones es más complejo de lo que se pensaba.

Los investigadores observaron que las mujeres con transtornos alimentarios, en general, comían menos en el bufé, pero la cantidad de comida no difería entre los días que realizaban esa tarea con estrés o sin él.

Los grupos de pacientes mostraron algunas diferencias en la actividad cerebral cuando estaban estresadas y esa actividad difería entre las mujeres con anorexia y las que tenían bulimia.

EFE

{{ reviewsOverall }} / 5 Users (0 votes)
Rating0
What people say... Leave your rating
Order by:

Be the first to leave a review.

User Avatar User Avatar
Verified
{{{ review.rating_title }}}
{{{review.rating_comment | nl2br}}}

Show more
{{ pageNumber+1 }}
Leave your rating

Your browser does not support images upload. Please choose a modern one

Sigue leyendo

Noticias

Niveles de pánico ascienden y elevan tasas de suicidios en Venezuela.

Publicada

on

por

El cambio del estilo de vida acartonada por las limitaciones de la pandemia, agravó las dificultades que tenía la ciudadanía por la coyuntura económica. Un cúmulo de preocupaciones que al pasar a estados depresivos puede generar suicidios. Preocupación que alerta a los expertos por la falta de respuesta del sistema público de salud mental y la poca disponibilidad para cumplir con el tratamiento. Hospitales psiquiátricos sin el acondicionamiento, falta de políticas por la salud mental y hasta el error de considerar un cuadro crítico como un hecho manipulador.

Son indicios que se concretan en estadísticas de algunos de los decesos que han sido de conocimiento público. Lara registra 16 víctimas del suicidio en lo que va de año, considerando 5 en enero e igual número para febrero, mientras marzo arroja 4 y dos en lo que va de abril. La data nacional del informe anual del Observatorio Venezolano de Violencia (OVV) expresa 1.150 suicidios en 2.020, correspondiendo a 3 diarios y con el 78,2 % fue durante el periodo de confinamiento.

“El efecto es significativo en términos generales en Venezuela por la situación país y que complicó aún más ante los estragos de la pandemia, con las alarmas encendidas por la salud mental y sin permitir llegar al extremo. La mayoría de las consultas son por ansiedad y ataque de pánico”, confirmó la psicóloga Mariana Hernández de ese riesgo de sentirse sin salida frente a las limitaciones económicas, complicaciones de salud, abusos y demás problemas que al llevarse al extremo, pueden conducir a la asfixia y atentar contra la propia vida.

Según el psiquiatra Marco Tulio Mendoza, en el reciente congreso de la Sociedad Venezolana de Psiquiatría se confirmó que si hay un incremento de las tasas de cuadros depresivos y angustia, al punto de llegar al pánico por la incidencia anímica, sanitaria y económica. “No se puede precisar una data exacta de suicidios, porque hay casos tan relativos que un accidente, pueda ser intencional por un suicida, lo cual no se demuestra”, especifica.

#LaPrensaLara.

{{ reviewsOverall }} / 5 Users (0 votes)
Rating0
What people say... Leave your rating
Order by:

Be the first to leave a review.

User Avatar User Avatar
Verified
{{{ review.rating_title }}}
{{{review.rating_comment | nl2br}}}

Show more
{{ pageNumber+1 }}
Leave your rating

Your browser does not support images upload. Please choose a modern one

Sigue leyendo

Lo más leído