Connect with us

Economía

“Ni anclado al petro” el bolívar recuperaría su valor, dicen especialistas.

Published

on

El pasado 24 de marzo, el diputado de la Asamblea Nacional (AN) electa el 6 de diciembre, Rodolfo Sanz del PSUV, indicó que el parlamento está proponiendo a Nicolás Maduro que el bolívar sea indexado al petro para «revalorizarlo», planteando como base que un bolívar sea equivalente a 60 dólares. Para economistas esta propuesta es un «disparate», pues indican que todo país que pasa por un proceso de hiperinflación, nunca puede recuperar su moneda.

«En la historia económica países como Ecuador, Panamá, Perú, Zimbabwe, Argentina, Bolivia y Brasil que han tenido hiperinflación, una vez que han superado esa fase aplicando un programa económico serio, terminan dolarizando su economía o sacando nuevas monedas. Pueden pasar décadas para que la población vuelva a tener confianza en el Banco Central de su país, como ocurrió en Perú que padeció hiperinflación por menos de un año a finales de los 80 y todavía el 40% de los depósitos que recibe su banca son dólares, a pesar que allá se manejan también los soles peruanos», explicó Alejandro Castro, gerente de Operaciones de Econométrica

Jesús Casique, economista, indicó que el bolívar quedó pulverizado producto de la hiperinflación ocasionada por la monetización del déficit fiscal del Banco Central de Venezuela (BCV) a PDVSA, violando el artículo 320 de la Constitución.

«En este país ni porque emitan nuevos billetes del cono monetario, que de hecho la sumatoria de los tres que sacaron recientemente no compran ni un dólar, ni porque realicen una nueva reconversión monetaria el bolívar podría recuperar su valor. El factor fundamental para eso es abatir la hiperinflación», refirió.

El diputado Alfonso Marquina, explicó que ni el petro ni el bolívar cumplen con las tres funciones que una moneda debería tener en cualquier país. «No sirven como unidad de cuenta, porque nadie fija los precios ni en petro ni en bolívares, ya que se registra una dolarización de facto. No sirve como medio de intercambio, ya que hoy alrededor del 70% de las transacciones del país se realizan en dólares, y finalmente no sirve como depósito de valor, porque ningún venezolano ahorra en bolívares mucho menos en petros», soltó el parlamentario.

#LaPrensaLara.

{{ reviewsOverall }} / 5 Users (0 votes)
Rating0
What people say... Leave your rating
Order by:

Be the first to leave a review.

User Avatar User Avatar
Verified
{{{ review.rating_title }}}
{{{review.rating_comment | nl2br}}}

Show more
{{ pageNumber+1 }}
Leave your rating

Your browser does not support images upload. Please choose a modern one

Economía

Profesionales y obreros ganan el mismo salario en Venezuela.

Publicada

on

por

Desde hace cinco años en el sector público en Venezuela, un profesional con 25 años de servicio y especialización o doctorado, puede tener un salario similar a un trabajador que no ha realizado nunca estudios universitarios. Sindicatos denuncian que el gobierno ha aplicado una política destructiva del valor del trabajo, aplanando las tablas salariales y eliminando de facto las convenciones colectivas que hoy son letra muerta para la administración pública, aunque trabajadores siguen protestando por reivindicaciones y derechos laborales.

«El gobierno ha barrido con el salario de los trabajadores, manteniendo por cuatro años una hiperinflación, sin aplicar un programa económico que le permita a los trabajadores recobrar su poder adquisitivo. El Banco Mundial establece que un trabajador está en pobreza extrema cuando gana 1.9 dólares diarios. En Venezuela el salario promedio del sector público oscila entre tres y cuatro dólares al mes», expresó León Arismendi, director del Observatorio de Conflictividad Laboral y Gestión Sindical del Instituto de Altos Estudios Sindicales (Inaesin).

Esta organización civil, ubicó a Lara en el mes de febrero como el estado que más protestas laborales contabilizó, concentrando el 27% del total de los conflictos en el país, siendo el gremio docente y el sector salud los que más alzaron su voz, solicitando incrementos salariales que estén por encima del valor de una canasta básica familiar, que según el Centro de Documentación y Análisis para los trabajadores (CENDA), en marzo se ubicó en 612 millones 900 mil 945 bolívares o 322 dólares. También exigieron mejores condiciones laborales para poder servir en pandemia.

#LaPrensaLara.

{{ reviewsOverall }} / 5 Users (0 votes)
Rating0
What people say... Leave your rating
Order by:

Be the first to leave a review.

User Avatar User Avatar
Verified
{{{ review.rating_title }}}
{{{review.rating_comment | nl2br}}}

Show more
{{ pageNumber+1 }}
Leave your rating

Your browser does not support images upload. Please choose a modern one

Sigue leyendo

Economía

De abogada a peluquera | Historias de sobrevivencia en Venezuela.

Publicada

on

por

La abogada Luisa Camargo mira expectante los carteles que anuncian los precios en un supermercado de Caracas, la capital de Venezuela, al que acude con la esperanza de hacer grandes compras. Pero su salario, que ni siquiera llega a los 55 dólares que el Observatorio Venezolano de Finanzas (OVF) cifra como promedio, la devuelve a la realidad: la compra será limitada.

«Pudiera hablarse de 20 dólares al mes, más nada», dice a Efe la mujer, letrada de formación y pluriempleada por necesidad, tras hacer una suma rápida de sus ingresos mensuales como abogado -con estudios de posgrado, resalta-, locutora y peluquera ocasional.

Esta última labor de estilista, que ejerce después de haberse capacitado con varios cursos, es la que más dinero le está reportando por ahora, a fin de mes.

Aunque estos ingresos cada vez son menores porque, como ella misma señala, en medio de la severa crisis que atraviesa Venezuela las personas «prefieren comer» antes que arreglarse el cabello.

Según el primer Índice de Remuneraciones de los Trabajadores de Venezuela (IRTV) elaborado por el Observatorio Venezolano de Finanzas y la consultora Anova Policy Research, el promedio salarial está en 55 dólares, pero son miles de personas las que, aun siendo muy bajo, lo ven muy lejano a su realidad, como el caso de Camargo.

Sus ingresos no garantizan ni siquiera los alimentos para una familia de cuatro miembros, según los cálculos del Centro de Documentación y Análisis Social de la Federación Venezolana de Maestros de Venezuela, que estima que se necesitan más de 280 dólares para adquirir la canasta alimentaria.

«Mi alimentación es precaria», dice Camargo a Efe. «Mi gordura se la debo a los carbohidratos y cuando como proteína, es postura de gallina (huevos)», señala esta abogada de 51 años.

Cerca del mismo supermercado, la obrera Mayerlín González dice a Efe que sus ingresos mensuales tampoco le alcanzan para comer, que le preocupa la deficiente alimentación que está dando a sus tres hijos de 8, 15 y 20 años.

«No me alcanza para nada, uno tiene que picar un poquito aquí y un poquito allá -tener varios empleos- para poder medio solventar», apunta la mujer.

Cada día, incluidos los sábados y domingos, González deja su casa en la favela caraqueña de Petare, la mayor y más problemática de Venezuela, para trasladarse hasta el acomodado barrio de Chacao, donde limpia casas, plancha, lava ropa o cocina.

Pese a todo este trabajo, sus ingresos mensuales apenas llegan a 30 dólares, dice la mujer, quien asegura que ese dinero solo le permite comprar alimentos básicos. Aunque no los que desea poder dar sus tres hijos.

«Su alimentación es regular, lo que les podemos dar, porque no comen frutas, es una rareza que les demos carnes (…), de verdad no se están alimentando bien», dice preocupada.

BRECHA GIGANTE

El economista jefe de Anova Policy Research, Omar Zambrano, dice a Efe que el estudio de remuneraciones se hizo por encargo Observatorio Venezolano de Finanzas -una oficina que responde al líder de la oposición y a quien varios países reconocen como presidente encargado, Juan Guaidó- en un intento por arrojar luces sobre la opacidad informativa que reina en el país.

«El Banco Central y el Instituto Nacional de Estadística publicaban algunos de estos datos de ingresos de los trabajadores, pero no lo hacen desde 2015 y 2013, respectivamente», apuntó Zambrano en una entrevista telefónica con Efe.

La enorme brecha entre los salarios de los trabajadores del sector público y el privado es la mayor conclusión que arroja la encuesta, hecha en 313 empresas de cinco 5 sectores de la economía no financiera venezolana: agricultura y actividades conexas, construcción, manufacturera, comercio y servicios, así como el sector público.

Según el estudio, los salarios en el sector privado promedian los 70 dólares, mientras que en el público, están por debajo de los 5 dólares al mes.

«Desde el punto de vista internacional, un salario de 70 dólares es bajo, pero han estado recuperándose un poco, sobre todo en el sector privado, donde los salarios crecieron a pesar de la pandemia», agrega Zambrano.

Estos resultados, alerta Zambrano, no son concluyentes porque no toman en cuenta a quienes se emplean en el llamado «sector informal», que el economista estima está conformado por cerca del 50 % de los trabajadores activos de Venezuela.

#EFE.

{{ reviewsOverall }} / 5 Users (0 votes)
Rating0
What people say... Leave your rating
Order by:

Be the first to leave a review.

User Avatar User Avatar
Verified
{{{ review.rating_title }}}
{{{review.rating_comment | nl2br}}}

Show more
{{ pageNumber+1 }}
Leave your rating

Your browser does not support images upload. Please choose a modern one

Sigue leyendo

Economía

Enfermedades y hambre reinan en cárceles venezolanas.

Publicada

on

por

En el interior de las cárceles de todo el mundo, aun cuando las de Venezuela ya abarcan la lista de las más inhumanas y violentas del mundo,  conviven cada día los delincuentes y criminales más buscados del planeta. Individuos que han cometido delitos penados por la ley y que ahora cumplen su condena.

A pesar de la auténtica naturaleza de este tipo de correccionales las condiciones de vida de los reclusos alcanzan una degradación donde el hacinamiento, las enfermedades y la violencia más brutal son el pan de cada día. Una situación que alcanza su máxima expresión en países con un alto nivel de pobreza, como es el caso de Venezuela, reseña El Periódico de Monagas.

Un aspecto que potencia la escasa preocupación del gobierno hacía este importante sistema. Provocando, además, un deterioro inhumano, así como multitud de motines que finalizan en la peor de las tragedias

En la gran mayoría de los Centros de Detención Preventiva de Venezuela existe una gran cantidad de enfermedades que ponen en jaque la vida de los privados de libertad  las ONG del país aseguran que existe un hacinamiento del 325%.

Según la ONG una Ventana a la Libertad uno de los grandes problemas que existe en los Centros de Detención Preventiva (CDP), mayormente calabozos policiales, es que se mantienen abarrotados durante años cuando la estadía no debería pasar las 48 horas mientras son procesados. Agregan que el 30% de los funcionarios policiales del país se encuentran cuidando presos cuando su labor debería ser proteger a la ciudadanía.

“Lamentablemente en Venezuela, en los últimos años, los Centros de Detención Preventiva se han convertido en las nuevas cárceles del país, en lugares permanentes a pesar que no reúnen los requisitos que debería tener una cárcel. No hay servicio de alimentación, la comida se las tienen que llevar los propios familiares y tampoco hay atención médica”, aseveró Carlos Nieto Palma, coordinador general de una Ventana a la Libertad.

Hambre, hacinamiento y enfermedades

Además de la alimentación y el hacinamiento, la insalubridad en las cárceles y en los centros policiales es un tema de preocupación para todo aquel que tiene un familiar privado de libertad, aún más, cuando el país atraviesa por la segunda ola de contagios debido a la pandemia del coronavirus.

Francisco Zambrano, periodista del portal web Runrunes, indicó que Carolina Girón, directora del Observatorio Venezolano de Prisiones (OVP), aseguró que en los calabozos venezolanos hay tuberculosis, escabiosis, VIH/sida, hepatitis, salmonella, hipertensión, mujeres con enfermedades ginecológicas y ahora COVID-19.

“También se ven enfermedades circulatorias de los miembros inferiores, porque la gente pasa mucho tiempo de pie debido a que no hay espacio para todo el mundo”, expresó

La especialista señaló que 130 contagios en centros de detención preventiva, de los cuales 88 corresponden a Nueva Esparta, 26  a Miranda, 9 a Táchira, 5 a Barinas y 5 a Lara.

Hay muchas historias entre los familiares de los detenidos como la de Neyda Rivero quien señalo  que su hijo debe luchar con las condiciones de insalubridad y malos tratos sino con una severa gastritis.

“Nosotros somos del campo, de Santa Inés, municipio Urdaneta, y a veces se nos hace difícil trasladarnos por la escasez de gasolina, pero como sea le hacemos llegar el tratamiento a mi hijo que sufre de gastritis. Esta enfermedad la agarró allí porque le dan comida una sola vez al día y no tienen hora específica”, reveló Rivero.

Los centros de reclusión en el país no cuentan con un presupuesto, tampoco existen comedores ni mucho menos personal. Esta situación ha provocado 2.691 huelgas de hambre y 554 de sangre en los calabozos del país, según cifras aportadas por el Observatorio Venezolano de Prisiones.

Por otra parte, agregan que la gran cantidad de personas en estos sitios tan estrechos hace que todo sea deplorable. Los detenidos no pueden extenderse en el piso para dormir y muchos no cuentan con ni siquiera un baño. Para hacer sus necesidades deben usar bolsas.

“Maritza”, esposa de un hombre detenido en el Centro de Coordinación Especial de la Policía Nacional Bolivariana (PNB), Zona 7, Boleita en Caracas, reveló que la gran mayoría de los internos duermen en “aéreas”, hamacas o sabanas que son guindadas en los enrejados de los techos en los calabozos.

“No todos pueden dormir allí. Solo el que puede guindarse. Por lo menos mi esposo es alto y lo puede hacer, pero a veces le toca esperar algún espacio disponible, sino le toca dormir parado”, expresó “Maritza”.

En un audiovisual llamado “Hambre e insalubridad: la pandemia eterna de los presos en Venezuela”, realizado por periodistas de seis medios de comunicación del país: El Impulso (Lara), La Mañana (Falcón), El Tiempo (Anzoátegui), Runrun.es (Caracas), Tal Cual (Caracas) y Yaracuy al Día (Yaracuy), señalan que 80,95% de 273 centros monitoreados en 19 estados de Venezuela presentaron problemas de aglomeración en recintos que deben albergar un máximo de 7.457 personas, pero el año pasado se contabilizaron 24.218, lo que representa un hacinamiento del 325%.

Destacan que uno de los centros donde esta situación es más palpable es en la Comandancia General de Policías de San Felipe, estado Yaracuy, con capacidad para 80 detenidos y hay 700.

“Hay unos que duermen parados, otros sentados. En un solo cuartico hay entre 100 o 200 personas. ¿Cómo puede dormir una persona ahí?. Y ahí mismo hacen sus necesidades y las guardan en una bolsa, junto al lugar donde también hacen comida, hasta que pase el aseo por ellas. Incluso, hasta pueden matar a alguien ¿Y quién habla? Nadie, todo se queda calladito ”, aseveró el familiar de un preso que se encuentra recluido en esa comandancia.

El Periódico de Monagas.

{{ reviewsOverall }} / 5 Users (0 votes)
Rating0
What people say... Leave your rating
Order by:

Be the first to leave a review.

User Avatar User Avatar
Verified
{{{ review.rating_title }}}
{{{review.rating_comment | nl2br}}}

Show more
{{ pageNumber+1 }}
Leave your rating

Your browser does not support images upload. Please choose a modern one

Sigue leyendo

Lo más leído