Connect with us

Economía

EFE: Venezuela, el país del dólar a 80 centavos.

Published

on

«Compro, compro, compro». Los comerciantes informales de Caracas anuncian así un producto nuevo, acaso el más buscado de Venezuela: el dólar. Al contrario de lo que se pudiera pensar, la divisa estadounidense, a pie de calle, tampoco está exenta de las distorsiones en el único país del mundo en el que se cambia por 80 centavos (o menos).

«Ahorita, que la tasa está en 1.480, el dólar se compra en 1.000 bolívares», explica a Efe Pablo, nombre ficticio de un vendedor informal que prefiere mantenerse en el anonimato.

Él es un buhonero, como se conoce en Venezuela a quienes practican este tipo de comercio. Vende cigarrillos por unidad en la popular barriada caraqueña de Catia y es uno de los pocos que tienen acceso a la depauperada moneda venezolana.

Tan débil es el bolívar que Pablo le aplica su propia reconversión para referirse a él y le quita tres ceros. El dólar se cotiza, en realidad, a 1,48 millones y no a 1.480.

Su producto se vende a un precio muy bajo, con lo que es accesible para una moneda cuyo billete de más alta denominación -50.000- permite comprar pocas cosas. Si vende 20 cigarrillos, gana los bolívares suficientes para comprar un dólar.

UN CÍRCULO VICIOSO

Pero Pablo dice: «No se gana porque el mismo precio al que lo estoy comprando yo, a mí me lo reciben» aquellos a quienes compra las cajetillas de tabaco.

«Son ellos los que ponen la tasa y uno, en el detal, tiene que seguir esa misma tasa para no perder», subraya.

El país vive una dolarización espontánea y, según distintas estimaciones, el 70 % de las transacciones se hacen en la divisa estadounidense. Sin embargo, al no ser organizada, obtener billetes de pequeño valor, básicos para el comercio, es una odisea.

Se aviva la picaresca y muchos vendedores piden que «se complete» la compra. Si el comprador tiene un billete de 10 dólares y va a comprar por valor de 7, por ejemplo, el vendedor pide que gaste tres más para no tener que dar vuelta.

La truhanería adquiere múltiples dimensiones. También en Catia, René Albierma vende artículos de primera necesidad. Para poder sacar adelante su trabajo, busca tener cambio, al revés que otros de los comerciantes que lo circundan.

René explica que «muchas personas llegan» con billetes de uno y cinco dólares en abundancia, pero, debido a la escasez de unidades de baja denominación, le ofrecen 16 a cambio de uno de 20.

«Si vas a cambiar 20 dólares en billetes de uno y estás perdiendo 4, ¿cuántos bultos de harina pan tienes que vender (para compensar)?», se pregunta.

BILLETES «FEOS»

Omar Ruiz conoce bien otro de los problemas de una dolarización no reglada. Varias veces le han dicho aquello de «ese billete está muy feo» o, lo que es lo mismo, no sirve en la inmensa mayoría de los comercios venezolanos, así que no lo aceptan.

Los comerciantes prefieren perder una venta, por cuantiosa que sea, antes que aceptar esos billetes de los que tanto desconfían.

Pocos dirían que un billete es «feo», pero en el país de las misses el concepto abarca papel moneda con rotos, dibujos o marcas.

La solución forzada está en pleno centro de Caracas. Junto a los vendedores de oro, hay tiendas especializadas en comprarlos por una pequeña comisión, por supuesto. Si tienes un billete de 20 que no te aceptan en las tiendas, te los cambiarán por 16 «bonitos».

Esos billetes que en Venezuela se rechazan, en cualquier otro país del mundo tienen el mismo valor que los recién salidos de la fábrica de moneda, y se pueden usar, incluso con roturas, siempre que el número de serie esté visible y, por supuesto, sea de curso legal.

ENÉSIMO NEGOCIO EN TORNO AL DÓLAR

La fórmula que se usa para conseguir dólares en efectivo en Venezuela es el secreto mejor guardado de quienes se lucran con un «negocio», a todas luces, ilegal, pero rentable como pocos.

De poco le sirve a un venezolano tener una cuenta en el extranjero con miles de dólares o euros, si no puede sacar dinero en su banco habitual en el país caribeño ni en los cajeros de las entidades financieras. Llegados a este punto, hay que conseguir divisas como sea.

Y es ahí donde alguien le comenta a quien tiene dinero fuera del país que un amigo de un amigo puede recibir una transferencia en una cuenta de un tercero o cuarto, quien, a su vez, conoce a una persona que, mediante el secreto sistema, consigue dólares en efectivo a cambio de una pequeña comisión, que oscila entre el 5 y el 15 % del monto transferido.

Se llega a un acuerdo sobre el porcentaje y comienza la aventura. Tras varias conversaciones, comentarios en clave y renegociaciones, los billetes llegan a manos del destinatario final. La sorpresa: solo de 100 dólares o, en el mejor de los casos, de 50.

Teniendo en cuenta que las altas denominaciones no son aceptadas en las tiendas para compras inferiores a su valor total, hay que buscar una solución. Y la tiene la misma persona que se encargó de la operación desde el principio: puede cambiar esos billetes por otros más pequeños, a través de terceros, siempre desconocidos o anónimos. Y otra vez, hay que pagar comisión.

Pero como no hay otra solución si se quiere usar el efectivo, comienza la negociación de nuevo. Y así es como, mientras unos se desesperan con unas gestiones absurdas, pero inevitables, otros se llenan los bolsillos a costa de una comisiones ilegales y secretas, muy superiores a las que cobraría cualquier banco por una gran operación.

#EFE.

{{ reviewsOverall }} / 5 Users (0 votes)
Rating0
What people say... Leave your rating
Order by:

Be the first to leave a review.

User Avatar User Avatar
Verified
{{{ review.rating_title }}}
{{{review.rating_comment | nl2br}}}

Show more
{{ pageNumber+1 }}
Leave your rating

Your browser does not support images upload. Please choose a modern one

Economía

De abogada a peluquera | Historias de sobrevivencia en Venezuela.

Publicada

on

por

La abogada Luisa Camargo mira expectante los carteles que anuncian los precios en un supermercado de Caracas, la capital de Venezuela, al que acude con la esperanza de hacer grandes compras. Pero su salario, que ni siquiera llega a los 55 dólares que el Observatorio Venezolano de Finanzas (OVF) cifra como promedio, la devuelve a la realidad: la compra será limitada.

«Pudiera hablarse de 20 dólares al mes, más nada», dice a Efe la mujer, letrada de formación y pluriempleada por necesidad, tras hacer una suma rápida de sus ingresos mensuales como abogado -con estudios de posgrado, resalta-, locutora y peluquera ocasional.

Esta última labor de estilista, que ejerce después de haberse capacitado con varios cursos, es la que más dinero le está reportando por ahora, a fin de mes.

Aunque estos ingresos cada vez son menores porque, como ella misma señala, en medio de la severa crisis que atraviesa Venezuela las personas «prefieren comer» antes que arreglarse el cabello.

Según el primer Índice de Remuneraciones de los Trabajadores de Venezuela (IRTV) elaborado por el Observatorio Venezolano de Finanzas y la consultora Anova Policy Research, el promedio salarial está en 55 dólares, pero son miles de personas las que, aun siendo muy bajo, lo ven muy lejano a su realidad, como el caso de Camargo.

Sus ingresos no garantizan ni siquiera los alimentos para una familia de cuatro miembros, según los cálculos del Centro de Documentación y Análisis Social de la Federación Venezolana de Maestros de Venezuela, que estima que se necesitan más de 280 dólares para adquirir la canasta alimentaria.

«Mi alimentación es precaria», dice Camargo a Efe. «Mi gordura se la debo a los carbohidratos y cuando como proteína, es postura de gallina (huevos)», señala esta abogada de 51 años.

Cerca del mismo supermercado, la obrera Mayerlín González dice a Efe que sus ingresos mensuales tampoco le alcanzan para comer, que le preocupa la deficiente alimentación que está dando a sus tres hijos de 8, 15 y 20 años.

«No me alcanza para nada, uno tiene que picar un poquito aquí y un poquito allá -tener varios empleos- para poder medio solventar», apunta la mujer.

Cada día, incluidos los sábados y domingos, González deja su casa en la favela caraqueña de Petare, la mayor y más problemática de Venezuela, para trasladarse hasta el acomodado barrio de Chacao, donde limpia casas, plancha, lava ropa o cocina.

Pese a todo este trabajo, sus ingresos mensuales apenas llegan a 30 dólares, dice la mujer, quien asegura que ese dinero solo le permite comprar alimentos básicos. Aunque no los que desea poder dar sus tres hijos.

«Su alimentación es regular, lo que les podemos dar, porque no comen frutas, es una rareza que les demos carnes (…), de verdad no se están alimentando bien», dice preocupada.

BRECHA GIGANTE

El economista jefe de Anova Policy Research, Omar Zambrano, dice a Efe que el estudio de remuneraciones se hizo por encargo Observatorio Venezolano de Finanzas -una oficina que responde al líder de la oposición y a quien varios países reconocen como presidente encargado, Juan Guaidó- en un intento por arrojar luces sobre la opacidad informativa que reina en el país.

«El Banco Central y el Instituto Nacional de Estadística publicaban algunos de estos datos de ingresos de los trabajadores, pero no lo hacen desde 2015 y 2013, respectivamente», apuntó Zambrano en una entrevista telefónica con Efe.

La enorme brecha entre los salarios de los trabajadores del sector público y el privado es la mayor conclusión que arroja la encuesta, hecha en 313 empresas de cinco 5 sectores de la economía no financiera venezolana: agricultura y actividades conexas, construcción, manufacturera, comercio y servicios, así como el sector público.

Según el estudio, los salarios en el sector privado promedian los 70 dólares, mientras que en el público, están por debajo de los 5 dólares al mes.

«Desde el punto de vista internacional, un salario de 70 dólares es bajo, pero han estado recuperándose un poco, sobre todo en el sector privado, donde los salarios crecieron a pesar de la pandemia», agrega Zambrano.

Estos resultados, alerta Zambrano, no son concluyentes porque no toman en cuenta a quienes se emplean en el llamado «sector informal», que el economista estima está conformado por cerca del 50 % de los trabajadores activos de Venezuela.

#EFE.

{{ reviewsOverall }} / 5 Users (0 votes)
Rating0
What people say... Leave your rating
Order by:

Be the first to leave a review.

User Avatar User Avatar
Verified
{{{ review.rating_title }}}
{{{review.rating_comment | nl2br}}}

Show more
{{ pageNumber+1 }}
Leave your rating

Your browser does not support images upload. Please choose a modern one

Sigue leyendo

Economía

Enfermedades y hambre reinan en cárceles venezolanas.

Publicada

on

por

En el interior de las cárceles de todo el mundo, aun cuando las de Venezuela ya abarcan la lista de las más inhumanas y violentas del mundo,  conviven cada día los delincuentes y criminales más buscados del planeta. Individuos que han cometido delitos penados por la ley y que ahora cumplen su condena.

A pesar de la auténtica naturaleza de este tipo de correccionales las condiciones de vida de los reclusos alcanzan una degradación donde el hacinamiento, las enfermedades y la violencia más brutal son el pan de cada día. Una situación que alcanza su máxima expresión en países con un alto nivel de pobreza, como es el caso de Venezuela, reseña El Periódico de Monagas.

Un aspecto que potencia la escasa preocupación del gobierno hacía este importante sistema. Provocando, además, un deterioro inhumano, así como multitud de motines que finalizan en la peor de las tragedias

En la gran mayoría de los Centros de Detención Preventiva de Venezuela existe una gran cantidad de enfermedades que ponen en jaque la vida de los privados de libertad  las ONG del país aseguran que existe un hacinamiento del 325%.

Según la ONG una Ventana a la Libertad uno de los grandes problemas que existe en los Centros de Detención Preventiva (CDP), mayormente calabozos policiales, es que se mantienen abarrotados durante años cuando la estadía no debería pasar las 48 horas mientras son procesados. Agregan que el 30% de los funcionarios policiales del país se encuentran cuidando presos cuando su labor debería ser proteger a la ciudadanía.

“Lamentablemente en Venezuela, en los últimos años, los Centros de Detención Preventiva se han convertido en las nuevas cárceles del país, en lugares permanentes a pesar que no reúnen los requisitos que debería tener una cárcel. No hay servicio de alimentación, la comida se las tienen que llevar los propios familiares y tampoco hay atención médica”, aseveró Carlos Nieto Palma, coordinador general de una Ventana a la Libertad.

Hambre, hacinamiento y enfermedades

Además de la alimentación y el hacinamiento, la insalubridad en las cárceles y en los centros policiales es un tema de preocupación para todo aquel que tiene un familiar privado de libertad, aún más, cuando el país atraviesa por la segunda ola de contagios debido a la pandemia del coronavirus.

Francisco Zambrano, periodista del portal web Runrunes, indicó que Carolina Girón, directora del Observatorio Venezolano de Prisiones (OVP), aseguró que en los calabozos venezolanos hay tuberculosis, escabiosis, VIH/sida, hepatitis, salmonella, hipertensión, mujeres con enfermedades ginecológicas y ahora COVID-19.

“También se ven enfermedades circulatorias de los miembros inferiores, porque la gente pasa mucho tiempo de pie debido a que no hay espacio para todo el mundo”, expresó

La especialista señaló que 130 contagios en centros de detención preventiva, de los cuales 88 corresponden a Nueva Esparta, 26  a Miranda, 9 a Táchira, 5 a Barinas y 5 a Lara.

Hay muchas historias entre los familiares de los detenidos como la de Neyda Rivero quien señalo  que su hijo debe luchar con las condiciones de insalubridad y malos tratos sino con una severa gastritis.

“Nosotros somos del campo, de Santa Inés, municipio Urdaneta, y a veces se nos hace difícil trasladarnos por la escasez de gasolina, pero como sea le hacemos llegar el tratamiento a mi hijo que sufre de gastritis. Esta enfermedad la agarró allí porque le dan comida una sola vez al día y no tienen hora específica”, reveló Rivero.

Los centros de reclusión en el país no cuentan con un presupuesto, tampoco existen comedores ni mucho menos personal. Esta situación ha provocado 2.691 huelgas de hambre y 554 de sangre en los calabozos del país, según cifras aportadas por el Observatorio Venezolano de Prisiones.

Por otra parte, agregan que la gran cantidad de personas en estos sitios tan estrechos hace que todo sea deplorable. Los detenidos no pueden extenderse en el piso para dormir y muchos no cuentan con ni siquiera un baño. Para hacer sus necesidades deben usar bolsas.

“Maritza”, esposa de un hombre detenido en el Centro de Coordinación Especial de la Policía Nacional Bolivariana (PNB), Zona 7, Boleita en Caracas, reveló que la gran mayoría de los internos duermen en “aéreas”, hamacas o sabanas que son guindadas en los enrejados de los techos en los calabozos.

“No todos pueden dormir allí. Solo el que puede guindarse. Por lo menos mi esposo es alto y lo puede hacer, pero a veces le toca esperar algún espacio disponible, sino le toca dormir parado”, expresó “Maritza”.

En un audiovisual llamado “Hambre e insalubridad: la pandemia eterna de los presos en Venezuela”, realizado por periodistas de seis medios de comunicación del país: El Impulso (Lara), La Mañana (Falcón), El Tiempo (Anzoátegui), Runrun.es (Caracas), Tal Cual (Caracas) y Yaracuy al Día (Yaracuy), señalan que 80,95% de 273 centros monitoreados en 19 estados de Venezuela presentaron problemas de aglomeración en recintos que deben albergar un máximo de 7.457 personas, pero el año pasado se contabilizaron 24.218, lo que representa un hacinamiento del 325%.

Destacan que uno de los centros donde esta situación es más palpable es en la Comandancia General de Policías de San Felipe, estado Yaracuy, con capacidad para 80 detenidos y hay 700.

“Hay unos que duermen parados, otros sentados. En un solo cuartico hay entre 100 o 200 personas. ¿Cómo puede dormir una persona ahí?. Y ahí mismo hacen sus necesidades y las guardan en una bolsa, junto al lugar donde también hacen comida, hasta que pase el aseo por ellas. Incluso, hasta pueden matar a alguien ¿Y quién habla? Nadie, todo se queda calladito ”, aseveró el familiar de un preso que se encuentra recluido en esa comandancia.

El Periódico de Monagas.

{{ reviewsOverall }} / 5 Users (0 votes)
Rating0
What people say... Leave your rating
Order by:

Be the first to leave a review.

User Avatar User Avatar
Verified
{{{ review.rating_title }}}
{{{review.rating_comment | nl2br}}}

Show more
{{ pageNumber+1 }}
Leave your rating

Your browser does not support images upload. Please choose a modern one

Sigue leyendo

Economía

China y EEUU se comprometen a reforzar la implementación del acuerdo de París

Publicada

on

por

EFE

El enviado especial para el cambio climático de EEUU, John Kerry, y su homólogo chino, Xie Zhenhua, se comprometieron en Shanghái a «reforzar la implementación» del acuerdo contra la crisis climática de París, informó hoy el Ministerio de Medio Ambiente chino.

En un comunicado emitido tras la visita de dos días de Kerry a Shanghái, ambos países acordaron «mejorar sus respectivas acciones» contra el cambio climático y «cooperar en los procesos multilaterales» para combatir la crisis climática, que «debe ser abordada con la seriedad y urgencia que requiere».

Esos procesos multilaterales incluyen la convención de la ONU para el Cambio Climático y el Acuerdo de París, sobre el que ambos países destacaron en la declaración conjunta su «contribución histórica a su desarrollo, adopción, firma y entrada en vigor».

«China y Estados Unidos están firmemente comprometidos a trabajar conjuntamente y con otros países para reforzar la implementación del Acuerdo de París», afirma la declaración.

Ambas partes, recuerdan el objetivo de París de mantener la media de incremento de temperatura del planeta por debajo de los 2 grados centígrados y llaman a «perseguir esfuerzos» para limitarlo a 1,5 grados centígrados.

En este sentido, se comprometen a «perseguir esos esfuerzos», incluyendo la «adopción de acciones climáticas mejoradas» con el objetivo de mantener «al alcance» ese límite de aumento de la temperatura mundial y cooperar para «identificar y abordar los desafíos y oportunidades» en este terreno.

Ambas partes, confían en que la cumbre virtual de 40 líderes mundiales sobre cambio climático convocada por el presidente de EEUU, Joe Biden, para el próximo jueves «aumente la ambición climática global para mitigar, adaptar y apoyar» el camino hacia la COP 26 de Glasgow, entre el 1 y el 12 de noviembre.

La declaración conjunta señala que China y Estados Unidos «tomarán otras acciones a corto plazo para una mayor contribución» a la hora de abordar la crisis climática.

Entre estas, citan la intención de desarrollar para entonces sus respectivas estrategias a largo plazo para conseguir la neutralidad en emisiones de carbono.

Además, afirman que pretenden adoptar acciones apropiadas para «maximizar la inversión internacional y la financiación para apoyar la transición de la energía intensiva en carbono basada en combustibles fósiles en otra verde, baja en carbono y renovable en los países en desarrollo».

En el camino hacia la COP 26 y «más allá», China y EEUU debatirán acciones concretas en esta década para reducir emisiones con el objetivo de mantener el aumento de temperatura establecido en el Acuerdo de París «al alcance».

Entre ellas, citan políticas, medidas y tecnologías para descarbonizar la industria y la energía, incluyendo la economía circular, el almacenamiento de energía, la capacidad de la red, la captura, uso y almacenamiento de carbono (CCUS) y el hidrogeno verde.

Igualmente, destacan el aumento del despliegue de energías renovables, la potenciación de la agricultura verde y climáticamente resiliente, la construcción de edificios energéticamente eficientes o el transporte bajo en carbono.

También se comprometen a cooperar para abordar las emisiones de metano y otros gases no CO2 de efecto invernadero, así como las emisiones de la aviación civil y las actividades marítimas.

Ambos acuerdan cooperar para promover el éxito de la COP 26 en Glasgow, completar las medidas para la implementación del Acuerdo de París y «avanzar significativamente» en la ambición global climática.

El viernes se celebró una cumbre virtual entre los líderes de Francia, Alemania y China -Emmanuel Macron, Angela Merkel y Xi Jinping- para preparar la cumbre virtual sobre el clima de Biden el 22 y 23 de abril.

En esa cumbre una mayoría de países deberán comprometerse a elevar sus objetivos de reducción de emisiones contaminantes para poder cumplir con el Acuerdo de París.

París comprometía a los firmantes a hacer todo lo necesario para que la subida de las temperaturas medias globales no excediese este siglo los dos grados centígrados y se quedasen, a ser posible, en los 1,5 grados, un objetivo imposible con los actuales compromisos.

{{ reviewsOverall }} / 5 Users (0 votes)
Rating0
What people say... Leave your rating
Order by:

Be the first to leave a review.

User Avatar User Avatar
Verified
{{{ review.rating_title }}}
{{{review.rating_comment | nl2br}}}

Show more
{{ pageNumber+1 }}
Leave your rating

Your browser does not support images upload. Please choose a modern one

Sigue leyendo

Lo más leído