Connect with us

Economía

La OPEP alerta de que la expansión del covid amenaza la recuperación.

Published

on

La OPEP advirtió este jueves de que nuevas cepas más contagiosas de la covid, el aumento de las infecciones y el lento proceso de vacunación pueden empañar la recuperación económica y la demanda mundial de crudo, al menos, en el primer trimestre de 2021.

La demanda petrolera mundial cayó en 2020 un histórico 9,8 %, hasta los 90 millones de barriles diarios (mbd), y solo recuperará este año parte de ese descenso, mientras que la incertidumbre económica se prolonga en los primeros compases de 2021.

La Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) calcula en su último informe mensual que el mundo quemó una media de 90,01 mbd de crudo, una ligera subida de 20.000 barriles diarios respecto a los cálculos de hace un mes.

Para 2021 se prevé una recuperación parcial de la caída del año anterior, de 5,9 mbd, equivalente a un 6,5 %, la misma cifra que el mes anterior, aunque la OPEP considera que al inicio de 2021 persisten los nubarrones económicos.

INCERTIDUMBRE ECONÓMICA

«Si bien es muy probable que se produzca una fuerte recuperación económica mundial en 2021, la profundidad y la magnitud del rebote sigue resultando incierto», valoran los analistas de la OPEP.

«Han surgido nuevas variantes de virus, todavía hay un aumento considerable de infecciones -particularmente en las economías occidentales – y los programas de vacunación en grandes economías han tenido un comienzo lento, factores que pueden empañar la recuperación, al menos, en el primer trimestre», agregan.

Debido a las sombras que aún persisten, la OPEP ha mantenido sus cálculos sobre el crecimiento económico mundial en 2021 en el 4,4 %, pese a que considera que existe un mayor «potencial alcista».

Grandes economías como Alemania, China, Reino Unido y Japón han impuesto nuevas restricciones para contener las nuevas cepas de la covid-19, mientras que la velocidad de los programas de vacunación sigue siendo decepcionante.

En las últimas semanas el optimismo sobre las vacunas contra el coronavirus parece haber perdido fuerza frente a las noticias negativas por la propagación del virus.

«Las incertidumbres siguen siendo elevadas y los principales riesgos a la baja son los problemas relacionados con las medidas de contención de la covid-19 y el impacto de la pandemia en el comportamiento del consumidor», señala el reporte.

RECUPERACIÓN EN EL SEGUNDO TRIMESTRE

Con todo, la OPEP cree que a medida que pase el tiempo la vacuna abrirá un proceso de reactivación definitiva de la economía mundial a finales del segundo trimestre y que ganará impulso en verano.

«Se espera que ese impulso sea liderado por el consumo, especialmente en el sector servicios, y particularmente en las áreas de viajes, ocio y hostelería», consideran los analistas del grupo petrolero.

La acumulación de capacidad de compra por los meses de encierro y los estímulos monetarios ayudarán a ese repunte, que en el hemisferio norte coincidirá con la temporada veraniega, según el informe.

La OPEP indica que sus pronósticos para 2021 parten de la base de «una recuperación vigorosa de las actividades económicas, incluida la producción industrial, una mejora del mercado laboral y mayores ventas de vehículos que en 2020».

«En consecuencia, se prevé que la demanda de petróleo aumente de manera constante este año, apoyada principalmente por el transporte y los combustibles industriales», concluyen los expertos del grupo.

PRODUCCIÓN MUNDIAL

Respecto a los suministros petroleros, los competidores de la OPEP bombearon en 2020 una media de 62,69 mbd, una caída de 2,5 mbd debida sobre todo a descensos en la producción en Rusia, Canadá y Reino Unido. Para 2021 se calcula que produzcan una media de 63,53 mbd.

El volumen de barriles que el mundo demandó en 2020 de los trece miembros de la OPEP se situó en 22,2 mbd este año, 7,1 mbd menos que en 2019, y se calcula que suba hasta los 27,2 mbd en 2021, según el informe.

La OPEP y un grupo de aliados, encabezado por Rusia, decidió el pasado mayo retirar del mercado 9,7 mbd para hacer frente al desplome de los precios por la crisis del coronavirus.

Ese recorte se moderó hasta 7,7 mbd en agosto y volvió a aliviarse en enero en 0,5 mbd, hasta 7,2 mbd.

En febrero estaba previsto rebajar el recorte en otro medio millón de barriles, pero la expansión de los contagios y nuevas restricciones en numerosos países frenó esa posibilidad.

Después de maratonianas negociaciones, los ministros de energía de la OPEP+, la alianza entre los trece socios de la organización y diez productores aliados, acordaron el pasado 5 de enero reducir su oferta en más de 900.000 mbd, aunque ello solo debido a una acción unilateral y voluntaria de Arabia Saudí.

Riad cerrará sus grifos en un millón de barriles diarios durante febrero y marzo, meses en los que bombeará 8,25 mbd, mientras que Rusia y Kazajistán aumentan sus extracciones en 65.000 y 10.000 barriles diarios, respectivamente.

El precio del barril de referencia de la OPEP cotizó ayer miércoles a 55,81 dólares, en medio de una clara tendencia alcista que muestra desde principios de noviembre, con una subida acumulada del 55,5 %, o de casi 20 dólares.

#EFE.

{{ reviewsOverall }} / 5 Users (0 votes)
Rating0
What people say... Leave your rating
Order by:

Be the first to leave a review.

User Avatar User Avatar
Verified
{{{ review.rating_title }}}
{{{review.rating_comment | nl2br}}}

Show more
{{ pageNumber+1 }}
Leave your rating

Your browser does not support images upload. Please choose a modern one

Economía

Los dirigentes del mundo debaten remedios para el planeta en Foro de Davos.

Publicada

on

por

Por primera vez en 50 años el Foro de Davos no podrá reunir a sus invitados en persona al inicio del año, lo que deja a responsables políticos y económicos, y a la clase ejecutiva, sin el espacio en el que hablaban con mayor libertad y lejos de miradas indiscretas, un contacto que las conexiones virtuales no pueden reemplazar.

El Foro Económico Mundial, organización detrás de este prestigioso evento, tuvo que renunciar a la reunión de Davos debido a la pandemia, pero convocó a sus invitados a la «Agenda de Davos», una semana de debates virtuales en las mismas fechas, entre los días 25 y 29 de enero.

La agenda que se ha difundido indica que la gran mayoría de convocados ha dicho «presente».

«Un año crucial para reconstruir la confianza» es el lema escogido para esta edición virtual, en reconocimiento de que el miedo está tan extendido como el coronavirus y que la desconfianza reina, sea en la economía, en las decisiones políticas y hasta en las vacunas contra la covid.

Los organizadores han explicado que por esta razón gran parte de las sesiones estarán enfocadas en asuntos como la vacunación contra la covid-19, la creación de empleo y la necesidad de contener el aumento de la desigualdad.

La ambición del Foro Económico Mundial es que de los debates surjan recetas para responder con eficiencia la crisis económica, sin perder de vista que las soluciones que se planteen deben ser sostenibles social y mediambientalmente.

La Agenda de Davos contará con la participación de 1.200 líderes del mundo de los negocios, de la sociedad civil y políticos del más alto nivel, a quienes se les ha ofrecido esta tribuna para exponer su visión de cómo terminar con la pandemia y acelerar la recuperación económica.

EL PODER DE LA CONVOCATORIA

El poder de convocatoria del Foro de Davos se evidencia un año más en la lista de líderes políticos que han aceptado dirigirse al mundo a través de este evento, que será inaugurado por el presidente de China, Xi Jinping.

Asia, la región donde se cree que el coronavirus SARS-CoV-2 se transmitió por primera vez, será con Europa la región mejor representada a nivel de jefes de Estado y gobierno, con los responsables del Ejecutivo de India, Japón y Corea del Sur, entre los participantes.

La intervención de estos responsables políticos ocurrirá en un momento que parece ser un punto de inflexión, pues tras muchos meses de haber controlado con éxito la pandemia, China y otros países asiáticos están experimentando rebrotes muy alarmantes.

Europa estará representada por la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen; la canciller alemana Angela Merkel, el presidente francés Emmanuel Macron, y el jefe del Gobierno español, Pedro Sánchez, cuyos países afrontan situaciones difíciles por la grave propagación del coronavirus.

CRECIMIENTO ECONÓMICO Y CREACIÓN DE EMPLEO

Además de hablar sobre eventuales recetas para reanudar con el crecimiento económico y con la creación de empleo, buena parte de los debates estarán orientados a cómo encajar el modelo económico con la lucha contra el cambio climático y la conservación del medio ambiente.

En esta óptica, el presidente de Colombia, Iván Duque, y el vicepresidente de Brasil, Hamilton Mourao, hablarán sobre las posibilidades para financiar la transición de la Amazonía a una economía sostenible, de la que hoy se encuentra tan lejos. Otros debates se centrarán en el objetivo de cero emisiones y energías limpias.

El presidente de Costa Rica, Carlos Alvarado, quien perteneció al grupo de «jóvenes líderes» que el Foro identifica y apoya alrededor el mundo, será ponente en una sesión sobre transformación de sistemas alimentarios y del uso de la tierra.

La nueva Administración en Estados Unidos ha optado por ser representada por su enviado especial para el cambio climático, John Kerry, quien detallará los planes que el presidente Joe Biden tiene en este ámbito.

Tras cinco días de sesiones virtuales, el Foro concluirá con el plan de ver a todos sus participantes reunidos en presencial a finales de mayo en Singapur.

Un grupo de responsables del Foro viajará a inicios de febrero a ese país para avanzar en la organización, aunque el agravamiento de la pandemia y la aparición de nuevas variantes más contagiosas del coronavirus podrían ser vistos como riesgos demasiado grandes.

#EFE.

{{ reviewsOverall }} / 5 Users (0 votes)
Rating0
What people say... Leave your rating
Order by:

Be the first to leave a review.

User Avatar User Avatar
Verified
{{{ review.rating_title }}}
{{{review.rating_comment | nl2br}}}

Show more
{{ pageNumber+1 }}
Leave your rating

Your browser does not support images upload. Please choose a modern one

Sigue leyendo

Economía

Debido a la pandemia, exportaciones de América Latina disminuyeron un 13% en 2020.

Publicada

on

por

El valor de las exportaciones de América Latina y el Caribe en 2020, disminuyó un 13% sobre el año anterior, al influjo de la crisis económica generada por el covid-19, informó este viernes la Cepal.

Según la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL), las importaciones se redujeron de su lado un 20%.

#AFP.

{{ reviewsOverall }} / 5 Users (0 votes)
Rating0
What people say... Leave your rating
Order by:

Be the first to leave a review.

User Avatar User Avatar
Verified
{{{ review.rating_title }}}
{{{review.rating_comment | nl2br}}}

Show more
{{ pageNumber+1 }}
Leave your rating

Your browser does not support images upload. Please choose a modern one

Sigue leyendo

Economía

EFE: Venezuela, el país del dólar a 80 centavos.

Publicada

on

por

«Compro, compro, compro». Los comerciantes informales de Caracas anuncian así un producto nuevo, acaso el más buscado de Venezuela: el dólar. Al contrario de lo que se pudiera pensar, la divisa estadounidense, a pie de calle, tampoco está exenta de las distorsiones en el único país del mundo en el que se cambia por 80 centavos (o menos).

«Ahorita, que la tasa está en 1.480, el dólar se compra en 1.000 bolívares», explica a Efe Pablo, nombre ficticio de un vendedor informal que prefiere mantenerse en el anonimato.

Él es un buhonero, como se conoce en Venezuela a quienes practican este tipo de comercio. Vende cigarrillos por unidad en la popular barriada caraqueña de Catia y es uno de los pocos que tienen acceso a la depauperada moneda venezolana.

Tan débil es el bolívar que Pablo le aplica su propia reconversión para referirse a él y le quita tres ceros. El dólar se cotiza, en realidad, a 1,48 millones y no a 1.480.

Su producto se vende a un precio muy bajo, con lo que es accesible para una moneda cuyo billete de más alta denominación -50.000- permite comprar pocas cosas. Si vende 20 cigarrillos, gana los bolívares suficientes para comprar un dólar.

UN CÍRCULO VICIOSO

Pero Pablo dice: «No se gana porque el mismo precio al que lo estoy comprando yo, a mí me lo reciben» aquellos a quienes compra las cajetillas de tabaco.

«Son ellos los que ponen la tasa y uno, en el detal, tiene que seguir esa misma tasa para no perder», subraya.

El país vive una dolarización espontánea y, según distintas estimaciones, el 70 % de las transacciones se hacen en la divisa estadounidense. Sin embargo, al no ser organizada, obtener billetes de pequeño valor, básicos para el comercio, es una odisea.

Se aviva la picaresca y muchos vendedores piden que «se complete» la compra. Si el comprador tiene un billete de 10 dólares y va a comprar por valor de 7, por ejemplo, el vendedor pide que gaste tres más para no tener que dar vuelta.

La truhanería adquiere múltiples dimensiones. También en Catia, René Albierma vende artículos de primera necesidad. Para poder sacar adelante su trabajo, busca tener cambio, al revés que otros de los comerciantes que lo circundan.

René explica que «muchas personas llegan» con billetes de uno y cinco dólares en abundancia, pero, debido a la escasez de unidades de baja denominación, le ofrecen 16 a cambio de uno de 20.

«Si vas a cambiar 20 dólares en billetes de uno y estás perdiendo 4, ¿cuántos bultos de harina pan tienes que vender (para compensar)?», se pregunta.

BILLETES «FEOS»

Omar Ruiz conoce bien otro de los problemas de una dolarización no reglada. Varias veces le han dicho aquello de «ese billete está muy feo» o, lo que es lo mismo, no sirve en la inmensa mayoría de los comercios venezolanos, así que no lo aceptan.

Los comerciantes prefieren perder una venta, por cuantiosa que sea, antes que aceptar esos billetes de los que tanto desconfían.

Pocos dirían que un billete es «feo», pero en el país de las misses el concepto abarca papel moneda con rotos, dibujos o marcas.

La solución forzada está en pleno centro de Caracas. Junto a los vendedores de oro, hay tiendas especializadas en comprarlos por una pequeña comisión, por supuesto. Si tienes un billete de 20 que no te aceptan en las tiendas, te los cambiarán por 16 «bonitos».

Esos billetes que en Venezuela se rechazan, en cualquier otro país del mundo tienen el mismo valor que los recién salidos de la fábrica de moneda, y se pueden usar, incluso con roturas, siempre que el número de serie esté visible y, por supuesto, sea de curso legal.

ENÉSIMO NEGOCIO EN TORNO AL DÓLAR

La fórmula que se usa para conseguir dólares en efectivo en Venezuela es el secreto mejor guardado de quienes se lucran con un «negocio», a todas luces, ilegal, pero rentable como pocos.

De poco le sirve a un venezolano tener una cuenta en el extranjero con miles de dólares o euros, si no puede sacar dinero en su banco habitual en el país caribeño ni en los cajeros de las entidades financieras. Llegados a este punto, hay que conseguir divisas como sea.

Y es ahí donde alguien le comenta a quien tiene dinero fuera del país que un amigo de un amigo puede recibir una transferencia en una cuenta de un tercero o cuarto, quien, a su vez, conoce a una persona que, mediante el secreto sistema, consigue dólares en efectivo a cambio de una pequeña comisión, que oscila entre el 5 y el 15 % del monto transferido.

Se llega a un acuerdo sobre el porcentaje y comienza la aventura. Tras varias conversaciones, comentarios en clave y renegociaciones, los billetes llegan a manos del destinatario final. La sorpresa: solo de 100 dólares o, en el mejor de los casos, de 50.

Teniendo en cuenta que las altas denominaciones no son aceptadas en las tiendas para compras inferiores a su valor total, hay que buscar una solución. Y la tiene la misma persona que se encargó de la operación desde el principio: puede cambiar esos billetes por otros más pequeños, a través de terceros, siempre desconocidos o anónimos. Y otra vez, hay que pagar comisión.

Pero como no hay otra solución si se quiere usar el efectivo, comienza la negociación de nuevo. Y así es como, mientras unos se desesperan con unas gestiones absurdas, pero inevitables, otros se llenan los bolsillos a costa de una comisiones ilegales y secretas, muy superiores a las que cobraría cualquier banco por una gran operación.

#EFE.

{{ reviewsOverall }} / 5 Users (0 votes)
Rating0
What people say... Leave your rating
Order by:

Be the first to leave a review.

User Avatar User Avatar
Verified
{{{ review.rating_title }}}
{{{review.rating_comment | nl2br}}}

Show more
{{ pageNumber+1 }}
Leave your rating

Your browser does not support images upload. Please choose a modern one

Sigue leyendo

Economía

Venezuela “transforma” el trueque debido a la crisis económica. +FOTOS

Publicada

on

por

Como si de un deporte extremo se tratara, Bryan, Samuel y Alexandra caminan las empinadas calles del barrio caraqueño de Catia con una cesta a cuestas cargada con plátanos. El objetivo: intercambiarlos por productos que luego venderán para poder sobrevivir en medio de la severa crisis económica venezolana. El trueque del siglo XXI.

La necesidad llevó a estos jóvenes de 27, 24 y 22 años, respectivamente, a entrar en este modelo de “negocio” -como ellos le llaman- y cuyos principios se estilaban en la época de la colonia.

Sin embargo, esta forma de trueque les ha permitido sortear la crisis y acceder a algunos “placeres” como comprarse un par de zapatos.

La crisis económica venezolana es tan profunda que, para una persona de una zona popular como Catia, puede ser difícil comprar un par de zapatos nuevos, pues el salario mínimo en Venezuela es de menos de un dólar.

Al grito de “se cambian plátanos” y con una cesta sobre los hombros, los jóvenes recorren el barrio desde primeras horas de la mañana para cambiar con los vecinos de la zona cuatro frutos por un paquete de arroz, pasta, granos, harina o cualquier otro producto alimenticio que se venda por kilo.

El producto que más consiguen los “plataneros” como intercambio es el arroz; y casi todos los artículos que los habitantes de la zona cambian son aquellos que vienen en las bolsas alimenticias que entrega el Gobierno de forma subsidiada y que se conocen como CLAP.

La gente intercambia más el arroz, explican, porque en la caja de alimentos vienen seis o siete paquetes.

El “trueque” de plátanos por productos comenzó a propósito de la pandemia, en marzo del pasado año, asegura Bryan Blanco.

“Desde que comenzó la cuarentena empezó todo este proceso de los cambios, los trueques”, comentó el joven a EFE que, además, aseguró que actualmente también se está intercambiando jabón líquido y otros productos de limpieza artesanales, pero en menor medida.

Al principio, los habitantes de la zona lo veían un poco “extraño”, pero poco a poco se fueron familiarizando y se dieron “cuenta que les resulta, porque es cuestión de ayudarlos”, agregó Blanco, pues los plátanos son entregados en las puertas de las casa de cada vecino que sale a cambiarlos por un paquete de arroz o pasta.

¿DÓNDE CONSIGUEN LOS PLÁTANOS?

Los jóvenes se surten de plátanos en varios galpones en los que se estacionan entre seis y ocho camiones a diario ante la imposibilidad de poder aparcar en la calle -donde comúnmente lo hacían-, por la pandemia de la covid-19.

Cada furgón puede cargar consigo aproximadamente 250 cestas con 150 plátanos, dependiendo del tamaño del fruto.

Los plátanos llegan a Caracas procedentes del occidente del país, de los estados Mérida y Zulia, y se dan durante todo el año, aunque hay épocas de abundancia y escasez, por lo que los costos se abaratan dependiendo de la temporada.

Actualmente hay abundancia, razón por la que los dueños de fincas venden a los transportistas que trasladan el fruto en 4 o 5 dólares la cesta que pesa aproximadamente 35 kilos, mientras que los caminantes encargados de hacer los trueques se la compran a estos en 10 o 12 dólares, dependiendo del tamaño del banano.

Las transacciones se hacen en divisas, pese a no ser la moneda oficial de Venezuela, porque el dólar “no se devalúa”, dijo a EFE uno de los transportistas que prefirió el anonimato.

¿Y CÓMO GANAN LOS “PLATANEROS”?

Los “plataneros” de a pie también pueden pagar por las cestas con los productos recolectados en el intercambio.

Por cada caja de banano -que trae 150 o 160 unidades del fruto- los transportistas reciben como forma de pago 22 productos. Es decir, que si un platanero de a pie intercambia 4 plátanos por un producto, logra recolectar al final de la jornada 40 artículos.

De esta manera, su ganancia diaria es de 18 productos, lo que traducido en divisas da un total aproximado de 8 dólares, tomando en cuenta que cada producto es recibido a 0,45 centavos de dólar.

Sin embargo, hay algunos que, como Alexandra Armijo, de 22 años, prefieren pagar en divisas y acumular los productos para armar un saco -que incluye 22 o 24 unidades de un artículo determinado- y venderlo en 10 u 11 dólares a los comerciantes o a las personas que manejan los galpones donde se estacionan los camiones.

Allí, un grupo se organiza para recolectar, armar y empaquetar, de forma rudimentaria, los miles de paquetes de arroz, pasta o harina que se lleva un camión de forma semanal al interior del país para venderlos a comerciantes chinos, según los trabajadores del lugar, que pidieron mantenerse en el anonimato.

Semanalmente, dijeron los trabajadores a EFE, logran recolectar 1.200 sacos con 24 unidades de un producto, es decir, 28.800 paquetes.

Sin ofrecer más detalles, por desconocimiento, según dijeron, los paquetes que son envueltos en bolsas y luego sellados con el calor de una plancha de ropa hasta llegar a los 1.200 sacos que supuestamente se venden en el interior del país a comerciantes chinos.

EL APOYO FAMILIAR Y EL CANSANCIO

El “trueque”, entonces, termina siendo una ganancia para todos, tal y como lo señalan los protagonistas de esta historia que no distingue género ni edades, porque también hay adolescentes y personas mayores realizando la actividad.

El intercambio, incluso, se ha vuelto un “negocio” familiar o así lo señala Alexandra, madre de tres niños de 9 meses, 2 y 6 años.

“Yo trabajo con el papá de mis hijos. El era el que nos mantenía, pero como se nos estaba haciendo demasiado difícil yo tuve que salir a ayudarlo también pues”, señaló Alexandra que recuerda que el trabajo no es sencillo, porque requiere gran esfuerzo físico.

“Esto cansa bastante, sí, esto es demasiado fuerte, no todo el mundo lo hace (…) he estado con personas que me han dicho: vamos a trabajar, y ya después al día siguiente no van porque es difícil, es cansancio”, agregó.

El trueque de plátanos gana cada vez más terreno. Los “plataneros” aseguran que se replica en otras zonas, pese a que en un inicio la actividad le provocaba “vergüenza” a algunas personas.

El oficio “sí da” para vivir, afirmó Alexandra, “sí hago mis 10 dólares diarios, cuando el día está bueno”.

Y como ella, Samuel y Bryan aseguraron que a la semana consiguen cerca de 50 dólares, una cifra muy por encima del salario mínimo mensual. La actividad es el reflejo también de cómo los venezolanos encuentran formas de vivir en medio de la complejidad de la crisis y la pobreza.

#EFE.

{{ reviewsOverall }} / 5 Users (0 votes)
Rating0
What people say... Leave your rating
Order by:

Be the first to leave a review.

User Avatar User Avatar
Verified
{{{ review.rating_title }}}
{{{review.rating_comment | nl2br}}}

Show more
{{ pageNumber+1 }}
Leave your rating

Your browser does not support images upload. Please choose a modern one

Sigue leyendo

Lo más leído