Connect with us

Salud

Cáncer De Próstata: ¿A Qué Edad Habría Que Hacerse Pruebas?.

Published

on

En el mundo occidental el cáncer de próstata es el tumor más frecuente en el varón y en España se diagnostican aproximadamente 34.000 nuevos casos cada año.

Se calcula que uno de cada siete hombres tendrá cáncer de próstata en su vida, pero sólo uno de cada 38 morirá por esta razón. De hecho, en 2018 hubo 33.500 casos y 5.800 muertes. “Es un tumor que tiene siete veces más incidencia que mortalidad”, significa José Carlos Martínez, especialista en Oncología Radioterápica del Hospital Doctor Negrín de Las Palmas de Gran Canaria y experto en cáncer de próstata.

Se trata de un tumor que se produce por un crecimiento atípico y descontrolado de las células que componen la glándula prostática. Su agresividad está condicionada por el grado de Gleason, que se establece en la biopsia, como explica Luis León, Jefe de Sección de Oncología Médica en el Complejo Hospitalario Universitario de Santiago (CHUS): “El Gleason marca cómo de agresivo es el tumor. Un 2 es favorable y un 10 es muy agresivo, aumentando el peligro de metástasis”.

Qué es y a quién afecta?

En cualquier caso, la prevención secundaria, es decir el diagnóstico precoz, tiene un impacto sobresaliente en la supervivencia. Miguel Efrén, urólogo responsable de la Consulta de Cáncer de Próstata en el Hospital Universitario de Puerto Real de Cádiz, llama la atención sobre las consecuencias de que el cáncer se detecte en un estadío avanzado: “Si el diagnóstico es tardío, las opciones de tratamiento cambian mucho, ya no se puede hacer ni cirugía ni radioterapia, que son los tratamientos curativos, y por tanto, el pronóstico es peor”.

Las cifras de supervivencia avalan estas aseveraciones. La supervivencia a cinco años es prácticamente del 100% si el tumor está localizado y del 90% si está más avanzado pero dentro de la próstata, mientras que en las fases metastásicas disminuye al 50-60%. El sistema óseo es el principal órgano subsidiario de metástasis del cáncer de próstata, causando complicaciones importantes como compresiones medulares y fracturas.

¿Cómo obtener un diagnóstico precoz?
¿Cómo se llega a un diagnóstico precoz? El análisis del antígeno prostático específico (PSA) y el tacto rectal son dos pruebas obligadas: “Deben de hacerse las dos porque es así cuando más sensibilidad y especificidad tienen”, comenta José Carlos Martínez; “Hasta un 20% de los tumores se detectan a través de un tacto rectal”, destaca Efren, quien advierte de que el 80% de los pacientes están asintomáticos en el momento del diagnóstico: “A menudo hay una PSA positiva o un hallazgo casual”.

Como aclara León, la prueba PSA tiene un importante valor diagnóstico pero es imperfecta porque unos guarismos elevados pueden ser provocados por otras patologías, como una hiperplasia benigna o una infección de orina o próstata, incluso infecciones inflamatorias del aparato digestivo: “Por eso no hay que interpretar sus cifras como un valor absoluto sino en un contexto en el que se tengan en cuenta el tacto rectal, la historia clínica y los posibles síntomas”.

Efren define como patológico un PSA que se sitúa por encima de los 4 ng/mL, aunque si está entre 4 y 10 ng/mL, hay que evaluar el cociente y si éste es superior al 20%, es necesario realizar una biopsia. Cuando sobrepasa los 10 ng/mL, hay que biopsiar directamente.

La edad, principal factor de riesgo
¿Y cuándo hay que comenzar a estar atentos o someterse a estas pruebas? El principal factor de riesgo es la edad y también hay que fijarse en los precedentes que existen en la familia y en la raza. Por lo tanto, las recomendaciones de los expertos sitúan en torno a los 50-55 años la edad en la que comenzar ese cribado en la población general y a los 40-45 años en los hombres que tienen antecedentes familiares o son de raza negra, que tienen el doble de posibilidades que los caucásicos.

El hecho de tener un familiar que haya tenido o tenga cáncer de próstata (padre, tío, hermano) aumenta un 11,4% las probabilidades de padecer este tumor, según un estudio sueco. Efren destaca, además, que un cáncer con un patrón hereditario debuta una media de seis o siete años antes y León habla de un impacto acumulativo: “Cuantos más familiares con este problema, más riesgo”.

No esperar a los síntomas
La micción frecuente, un flujo de orina débil o entrecortado, la necesidad de hacer fuerza con el abdomen para vaciar la vejiga, de orinar muchas veces de noche, la sangre en la orina o en el semen y la disfunción eréctil son señales que pueden indicar la presencia de un cáncer de próstata.

No obstante, hay varias acotaciones que hacer. La primera es que algunos de estos síntomas pueden tener su origen en otras enfermedades, como la hiperplasia y la infección de orina. La segunda es que puede ser tarde esperar a que aparezcan estos signos para ir al médico. Miguel Efren y José Carlos Martínez avisan de que los síntomas suelen aparecer en etapas avanzadas. “Hay que ir a buscarlo antes para poder ofrecer un tratamiento curativo”, insiste Martínez. Ante el primer síntoma, no hay que demorar la consulta con el médico de familia, que tiene un papel esencial en el diagnóstico. Pero si no hay síntomas, con más de 50-55 años o antes si hay antecedentes en la familia o el hombre es negro, se debe plantear la posibilidad de hacer el cribado.

Alimentos que pueden ayudar

En cuanto a la prevención primaria, no hay datos seguros ni suficientemente clarificadores pues las causas tienen que ver fundamentalmente con la edad. Existen estudios que indican que sobre todo el licopeno del tomate puede prevenir la aparición de este tumor, lo que implica que es favorable en todas sus formas, crudo, en salsa y hasta en pizza, ya que el licopeno soporta el calor. También las semillas de calabaza, el aceite de oliva virgen extra, el zumo de granada, los frutos rojos, la soja y los flavonoides del té verde y el té rojo.

Sin embargo, Efrén saca a colación una publicación realizada en la revista de la Asociación Americana de Urología que apuntó factores dietéticos negativos, como el alcohol y los alimentos fritos. Asimismo, asegura que está demostrado que el consumo de tabaco se asocia con mayor riesgo de muerte si la persona padece cáncer de próstata.

Incontinencia y disfunción eréctil, efectos adversos del tratamiento
“Tenemos tratamientos curativos pero hay unos efectos secundarios asociados, que cada vez son menores pero existen. El paciente debe escuchar la opinión de los especialistas y decidir”, asevera el oncólogo Luis León. Es cierto que la supervivencia es prácticamente total si el diagnóstico es precoz, pero también que pueden aparecer dos efectos adversos con impacto en la calidad de vida: la incontinencia y la disfunción eréctil.

La prostatectomía radical, que se puede hacer por vía laparoscópica, cirugía abierta o robótica, y la radioterapia, que puede ser externa o braquiterapia (se coloca la fuente radioactiva dentro del tumor), son los dos procedimientos curativos que se pueden utilizar y tienen una eficacia equivalente. Dependiendo de las series y de la terapia que recibe el paciente, los datos sobre incontinencia oscilan entre el 10% y el 50%, y los relativos a impotencia entre el 20 y el 80%. Pese a todo, estas secuelas pueden tener soluciones terapéuticas. Así, el urólogo Miguel Efrén señala que, a partir de los dos años, se puede recuperar la potencia sexual.

Los especialistas añaden que el cáncer de próstata metastásico tampoco es fulminante: “Se puede controlar y vivir muchos años haciendo una vida relativamente normal”, afirma León. El tratamiento se basa en la hormonoterapia y en los últimos años han aparecido algunos avances, como nuevos antiandrógenos que pueden aumentar la supervivencia entre cuatro y cinco años.

La experiencia del paciente: “Doy gracias a que se cogió pronto, mi consejo es no dejar pasar tiempo”
Marcos Martínez Cortés tiene 56 años y cuando el médico le comunicó que sufría un cáncer de próstata tenía 55. No cuenta con antecedentes familiares y consultó con su médico porque tenía algunos problemas urinarios. En su caso la prueba del PSA fue determinante pues un valor elevado le condujo al urólogo y después a una primera biopsia que salió negativa; como la PSA seguía en guarismos altos, se sometió a una resonancia magnética y a una biopsia dirigida. El resultado fue un tumor de Gleason 6, que se reveló como 7 cuando fue examinado por Anatomía Patológica.

Marcos se operó hace un mes, en plena pandemia por la Covid-19, lo que provocó que pasara por este trance sin sus seres queridos cerca. “Opté por la cirugía por la edad y porque así tengo en la recámara la radioterapia”, explica. Según el urólogo Miguel Efrén, la cirugía después de la radioterapia es muy compleja.

“Doy gracias a que se cogió pronto y me pudieron hacer un tratamiento curativo, mi consejo es no dejar pasar tiempo y, en cuanto haya algún síntoma, acudir a un profesional”, enfatiza. Su trabajo durante una década en el Grupo Español de Pacientes con Cáncer le permitió acaudalar conocimiento pero no evitó que se quedara en shock cuando recibió la noticia de que tenía la enfermedad: “Aunque es de buen pronóstico, la supervivencia es muy alta y tenía herramientas por mi trabajo, me costó asumirlo”.

Después, su cerebro asimiló la situación y se preparó para las secuelas del tratamiento: “Todavía estoy con algún problema de incontinencia, me dijeron que será temporal, pero vamos a afrontar cada cosa en su momento. Lo primero es la supervivencia, lo segundo la calidad de vida y lo tercero la función sexual”. De todos modos, no tiene miedo a una posible disfunción eréctil: “Lo pienso fríamente y no voy a dejar de ser un hombre, hay mucha maneras de disfrutar de la sexualidad”.

{{ reviewsOverall }} / 5 Users (0 votes)
Rating0
What people say... Leave your rating
Order by:

Be the first to leave a review.

User Avatar User Avatar
Verified
{{{ review.rating_title }}}
{{{review.rating_comment | nl2br}}}

Show more
{{ pageNumber+1 }}
Leave your rating

Your browser does not support images upload. Please choose a modern one

Salud

Fractura de clavícula: ¿qué consecuencias tiene?

Publicada

on

por

La fractura de clavícula es una de las lesiones óseas más frecuentes. Consiste en la rotura parcial o total de dicho hueso que se encuentra en la parte superior del tórax. Es fundamental para poder mover de forma adecuada el brazo.

La fractura de clavícula es muy usual en accidentes de tráfico y en ciertos deportes, como el motociclismo. El problema es que, si no se trata bien, puede dar lugar a una serie de complicaciones. Por ello, en este artículo te explicamos todo lo que debes saber acerca de la lesión y cómo se trata.

¿En qué consiste la fractura de clavícula?
La clavícula es un hueso con forma de S que conecta el esternón con el omóplato. Es decir, une el hombro con el tronco, haciendo posible el movimiento del brazo. Tenemos dos clavículas: una izquierda y otra derecha.

Cerca de este hueso transcurren numerosas estructuras de importancia vital. Por ejemplo, los vasos subclavios y axilares o el plexo braquial, que está formado por todos los nervios que permiten la movilidad y la sensibilidad de las extremidades superiores.

Tal y como explican los especialistas de Cochrane, la fractura de clavícula es uno de los tipos más frecuentes de rotura ósea. En concreto, se suele fracturar por el tercio medio. La mayor incidencia se produce en adultos jóvenes y niños.

¿Por qué se produce?
La fractura de clavícula se puede producir por numerosos motivos. El principal mecanismo, según explica un artículo de la Pontificia Universidad Católica de Chile, son las caídas en las que se produce un traumatismo directo sobre el hombro. También es frecuente en aquellas en las que se cae sobre la mano extendida y el impacto se transmite hacia esta zona.

Otra causa frecuente son los accidentes de tránsito. Es una lesión que se suele hallar en motoristas y ciclistas, aunque también puede aparecer en conductores de coche. Del mismo modo, puede estar asociada a una actividad deportiva, ya que en deportes como el fútbol o el rugby son usuales las caídas.

Un artículo publicado en Progresos de Obstetricia y Ginecología explica que la fractura de clavícula también es común en recién nacidos. Se puede producir durante el parto, sobre todo en aquellos en los que el niño presenta una posición inadecuada o tiene un gran tamaño.

La razón de que esta lesión tenga una mayor incidencia en jóvenes es que este hueso no se endurece por completo hasta después de los 20 años. Por eso es más frágil ante cualquier traumatismo.

Síntomas de la fractura de clavícula
La fractura de clavícula suele producir síntomas bastante evidentes. El signo principal es el dolor, que aumenta al intentar movilizar el brazo o el hombro. Además, puede acompañarse de un chasquido o de incapacidad para la movilización.

Puede que la fractura provoque que el hueso se desplace y aparezca un bulto. Sobre todo, suele ocurrir cuando la lesión está en el extremo de la clavícula. También es frecuente que haya hipersensibilidad, hematomas e hinchazón.

Esta lesión debe ser siempre examinada por un médico. Por eso, ante cualquier golpe o caída que provoque estos signos es fundamental consultar. En el caso de los bebés, es raro que la fractura pase desapercibida.

Sin embargo, si se observa que un bebé tiene el brazo en extensión de manera continua o no lo mueve durante los primeros días de vida, hay que acudir al médico con urgencia.

¿Cómo se diagnostica una fractura de clavícula?
Para diagnosticar una fractura de clavícula es esencial realizar una correcta historia clínica. El paciente debe contar si ha habido algún antecedente traumático o caída.

Puede ser que se aprecie un pequeño bulto o hinchazón a lo largo de la clavícula. En algunos casos, el hueso puede desplazarse y atravesar la piel, dando lugar a una herida abierta.

La prueba complementaria que más se utiliza para ayudar al diagnóstico es la radiografía. Con ella se puede observar la línea de fractura y la disposición de los huesos. Sin embargo, en algunos casos pueden ser necesarias otros estudios más específicos, como la tomografía computarizada.

Tratamientos disponibles para la fractura de clavícula
El tratamiento de la fractura de clavícula depende de las características de la lesión y de las condiciones del paciente. Una fractura abierta o desplazada suele requerir un abordaje más complejo. Te explicamos las diferente opciones.

No quirúrgicos
Cuando la fractura es cerrada y los huesos apenas se han movido de su posición original, la lesión se puede tratar de manera conservadora. La mayoría de ellas se curan por sí solas al inmovilizar el brazo durante cierto tiempo.

Según explican los especialistas de la Clínica Mayo, el tiempo de inmovilización varía en función de la edad y de la gravedad. Los niños suelen curarse antes de 6 semanas, mientras que los adultos pueden llegar a requerir 3 meses.

El tratamiento conservador también incluye medicamentos para aliviar la inflamación y el dolor. Los más recomendados son los antiinflamatorios no esteroideos.

Quirúrgicos
Como hemos señalado, a veces la fractura de clavícula es abierta o se desplazan los fragmentos. En estos casos suele ser necesario realizar tratamiento quirúrgico. También se recomienda si la clavícula se ha roto en más de dos fragmentos.

Fractura de clavícula: ¿qué consecuencias tiene?

La cirugía consiste en fijar los fragmentos mediante placas o tornillos. De esta manera, el hueso se consolida con más rapidez y se reduce la posibilidad de que lo haga en una posición incorrecta.

Complicaciones de la fractura de clavícula
La fractura de clavícula puede causar complicaciones, tanto a corto como a largo plazo. Una de las principales es la lesión de las estructuras vecinas por alguno de los fragmentos del hueso. Por ejemplo, se pueden dañar los nervios del plexo braquial, provocando una parálisis. Esto es algo común en bebés.

Otra de las complicaciones es la artrosis. Es una patología que consiste en el desgaste del cartílago que forma la articulación. También puede aparecer un bulto óseo en el hueso, a consecuencia del proceso de consolidación de la fractura.

La cirugía también se asocia a riesgos de infección y a una consolidación deficiente. Sobre todo en los casos en los que la fractura es grave, ya sea porque hay muchos fragmentos o porque se encuentran muy desplazados entre sí.

Recuperación de esta lesión
Para evitar las complicaciones a raíz de una fractura de clavícula, es fundamental seguir las indicaciones de los médicos sobre la recuperación. Se debe cumplir el tiempo indicado de inmovilización y la forma de hacerla.

Bulto en el hombro por fractura de clavícula.

Además, se recomienda aplicar compresas frías en la zona los primeros días. Así se ayuda a disminuir la inflamación y, con ella, el dolor. Del mismo modo, otro de los pilares es la fisioterapia. La idea es movilizar poco a poco la articulación para recuperar fuerza y flexibilidad.

Recuerda que la fractura de clavícula es muy frecuente
La clavícula es uno de los huesos que más se suele fracturar. La lesión puede producirse por una caída, un golpe sobre el hombro o incluso durante el nacimiento.

La inmovilización para el tratamiento puede resultar compleja de cumplir, pero es fundamental para evitar complicaciones. En muchas ocasiones, el hueso no consolida de manera adecuada y aparece artrosis o malformaciones óseas. Por eso siempre se deben seguir las indicaciones médicas.

VÍA AS.

{{ reviewsOverall }} / 5 Users (0 votes)
Rating0
What people say... Leave your rating
Order by:

Be the first to leave a review.

User Avatar User Avatar
Verified
{{{ review.rating_title }}}
{{{review.rating_comment | nl2br}}}

Show more
{{ pageNumber+1 }}
Leave your rating

Your browser does not support images upload. Please choose a modern one

Sigue leyendo

Salud

Los dilemas del chupón: ¿Sí o no? ¿Bueno o malo?

Publicada

on

por

Es muy normal ver a un bebé o niño con un chupón en la boca, ya sea que estén durmiendo o simplemente estén sentaditos en su coche o dentro de la cuna o corral. Incluso, se ha visto que es una práctica frecuente es que los papás pongan el chupón en la boca del niño cuando comienzan a llorar o se encuentran inquietos.

Esto se deben a que cuando el bebé o el niño tiene un reflejo de succión muy fuerte, chupar ya sea su dedo o en este caso el chupón, les genera un efecto calmante y placentero. ¿Por qué? Porque al chupar y succionar se genera una presión sobre el paladar, esto les recuerda el cálido momento y contacto con su madre al momento de la lactancia y al nacer. Pero, ¿qué tan bueno o malo es recurrir tanto al chupón, hasta qué edad el niño debería usarlo y otras recomendaciones de uso? Más adelante te lo vamos a contar todo.

Beneficios

El principal beneficio, como lo contamos antes, es que el chupón al satisfacer la necesidad de succionar del bebé, le genera una sensación de placer y bienestar al niño. Ese simple acto de succionar los calma, ellos se sienten más tranquilos y relajados.

Por eso es que muchos padres recurren al chupón para calmar alguna pataleta de sus hijos o inducirlos al sueño; está bien y es normal, pero la recomendación es no abusar el chupón para tratar o corregir comportamientos indeseados.

En situaciones de estrés para el niño como vuelos, viajes largos, visitas al pediatra donde tengan que vacunarlo, sacarles sangre o algún procedimiento médico que les pueda llegar a generar dolor, usar el chupón es una buena estrategia para mantenerlos calmados.

Investigadores revelaron que el uso del chupón durante la noche o cuando el bebé duerme, reduce el riesgo de sufrir el Síndrome de la Muerte Súbita del Lactante, SMSL, un síndrome que como su nombre lo indica, provoca la muerte repentina asociadas con el sueño en bebés menores de 1 año.

Contraindicaciones

El uso del chupón sí y solo sí debe comenzar cuando ya el bebé haya aprendido completamente a lactar, porque el uso del chupón de manera muy temprana puede interferir con la lactancia materna.

Otra de las contraindicaciones más claras del uso del chupón muy frecuente y por mucho tiempo es el de problemas dentales, especialmente en las malformaciones de la dentadura. Ten presente que el proceso de dentición en los bebés comienza entre los 6 y 7 meses de edad.

Pero, quizá el problema más delicado del uso del chupón, es la dependencia emocional que los niños generar sobre este. El bebé o niño no puede depender del chupete para conciliar el sueño, tampoco está bien que el niño solo quiera hacer algo si tiene su chupete o solo esté calmado si lo tiene en su boca.

Hasta que edad se debe usar chupón y recomendaciones de uso

Los expertos recomiendan que el chupón se use solo desde los 6 meses de edad hasta el primer año, máximo hasta los 2 años de edad. Debes tener en cuenta que esta es la recomendación, pero no tiene que ser ley; cada niño es diferente y tiene sus propios tiempos, tienes que comenzar a entender el comportamiento de tu hijo para saber cuándo es el momento adecuado.

Pero, ¿entonces por qué se sugiere usar chupón hasta los 2 años de edad? Porque a partir de los 24 meses de edad, en la mayoría de los bebés el deseo y necesidad de succionar comienza a reducirse por sí solo, en varios bebés, este periodo se extiende hasta los 36 meses de edad.

Antes de dárselo el bebé ya debió aprender a lactar, y algo muy importante, no obligues a tu bebé a usarlo, si no quiere, no quiere. No intentes untarlo con algún dulce para “persuadirlo” a usarlo. Igual, si ya lo usa y cuando duerme se le cae no se lo vuelvas a poner en la boca.

{{ reviewsOverall }} / 5 Users (0 votes)
Rating0
What people say... Leave your rating
Order by:

Be the first to leave a review.

User Avatar User Avatar
Verified
{{{ review.rating_title }}}
{{{review.rating_comment | nl2br}}}

Show more
{{ pageNumber+1 }}
Leave your rating

Your browser does not support images upload. Please choose a modern one

Sigue leyendo

Salud

Castro: Venezuela debería efectuar de 10 a 12 mil PCR diarias.

Publicada

on

por

El médico infectólogo, Julio Castro, dice que Venezuela debería efectuar de 10 a 12 mil PCR diarias para el coronavirus.

«Colombia hace 60 mil PCR diarias de una población de 50 millones de habitantes, Chile con 16 millones de habitantes hace 55 mil PCR al día, Venezuela no creo que llegue a mil por día, no lo sabemos, pero debería estar haciendo en función de su población entre 10 mil a 12 mil diarios», aleretó el especialista durante una entrevista para Unión Radio.

Castro acota que con 30 millones de habitantes en Venezuela se requieren de más de 10 millones de vacunas; «para tumbar una epidemia con vacuna requiere de la vacunación de al menos 60 % de la población en corto tiempo: un año año y medio».

«La verdad no sabemos cuál es el subregistro. Nunca se ha dicho el número de PCR que se hace por día. Solo se dicen los positivos, pero estos corresponden a un universo de PCR que nunca hemos conocido. El porcentaje de positivos da información muy importante sobre la evolución de la pandemia. Tampoco se ha dicho la capacidad total de PCR que se aplican en el país», detalló.

#UniónRadio.

{{ reviewsOverall }} / 5 Users (0 votes)
Rating0
What people say... Leave your rating
Order by:

Be the first to leave a review.

User Avatar User Avatar
Verified
{{{ review.rating_title }}}
{{{review.rating_comment | nl2br}}}

Show more
{{ pageNumber+1 }}
Leave your rating

Your browser does not support images upload. Please choose a modern one

Sigue leyendo

Salud

Infecciones de transmisión sexual: ¿son necesarias pruebas de forma rutinaria?

Publicada

on

por

Un examen completo para detectar posibles infecciones de transmisión sexual (ITS), incluido el virus del papiloma humano (VPH) consiste en la extracción de distintas muestras (sangre y mucosas) para detectar la presencia de microorganismos.

“Normalmente se hace una exploración física a fin de descartar verrugas genitales (papiloma), unas serologías en sangre (sífilis; hepatitis A, B y C; VIH), muestras genitales en mujeres (vaginosis, vaginitis, clamidia, gonococo), uretrales u orina en hombres (gonococo, clamidia, micoplasma, ureaplasma), rectales o faríngeos (gonococo, clamidia) o de úlceras si las hubiere (herpes genital, linfogranuloma)”, detalla Javier Arranz, miembro del grupo de trabajo en enfermedades infecciosas de la Sociedad Española de Medicina Familiar y Comunitaria (Semfyc).

La toma de muestras de unas mucosas u otras será indicada por el profesional sanitario dependiente del sexo de la persona y las prácticas de riesgo que se hayan llevado a cabo, tal y como apunta Juan Julián González, portavoz de la Sociedad Española de Enfermedades Infecciosas y Microbiología Clínica (Seimc). “El examen completo incluye, además, análisis de sangre para determinar la exposición a algún microrganismo concreto, como por ejemplo el de la sífilis, el VIH o los virus de las hepatitis”, precisa González.

Y, ¿es necesario realizar estas pruebas de forma rutinaria para descarta posibles infecciones de transmisión sexual? Los especialistas preguntados por CuídatePlus coinciden que, en principio, las personas sexualmente activas que toman medidas de protección y evitan prácticas de riesgo no necesitan hacerse exámenes serológicos de forma habitual.
Cribados en población de riesgo
“En centros de atención a ITS solemos hacer cribados en ciertas situaciones (personas que ejercen la prostitución, por ejemplo) o en usuarios de profilaxis pre exposición al VIH (prep, medicación para prevenir el virus del VIH)”, matiza Arranz. Para realizar este tipo de pruebas no existen una edad inicial, sino que depende de la actividad sexual de cada uno, según este experto, y su frecuencia es de seis meses, cada mes en el caso de pacientes con la prep.

En este punto, González indica que “en aquellas personas con relaciones de riesgo frecuentes y no protegidas se debe indicar de forma periódica, ya que las ITS pueden cursar de forma subclínica (asintomáticas o casi sin síntomas) y su detección y tratamiento precoz puede evitar complicaciones y la transmisión a otras personas”. Asimismo, este experto advierte que “las personas sexualmente activas con relaciones habitualmente protegidas o en parejas cerradas el cribado de ITS se debe indicar de forma dirigida, en relación a la existencia de síntomas propios o de la pareja o a la sospecha de exposición al haber fallado las medidas de protección”.

Por otra parte, existen distintos programas de cribado en las mujeres para la prevención del VPH, ya que puede causar cáncer de útero. “La infección por VPH va asociada a la actividad sexual, incluso con medidas de protección, y está presente en una mayoría de las personas sexualmente activas. Se asocia al desarrollo de tumores y por ello el cribado periódico, cuya finalidad es la detección precoz de posibles tumores”, recuerda González.
Cuándo es necesario realizar un examen de ITS
Según ambos especialistas, las pruebas para detectar una infección de transmisión sexual deben realizarse ante una sospecha o al mantener relaciones sexuales de riesgo. “Las pruebas serológicas pueden determinar la exposición pasada o reciente y no necesariamente indican que se trate de una infección activa”, subraya el portavoz de la Seimc. A su juicio, la interpretación de las pruebas serológicas debe hacerse en el contexto clínico adecuado y junto con los resultados de las pruebas de detección directa de microorganismos en mucosas o en sangre.

Y, ¿cuándo se considera que una relación sexual es de riesgo? “Cuando la tenemos con una persona de la que desconocemos su estado de salud sexual, sin usar preservativo (ya sea una relación genital, oral y/o anal)”, comenta Arranz. Al respecto, González alerta que las relaciones de riesgo son aquellas no protegidas, incluso de forma involuntaria como puede ser la rotura del preservativo o cuando se practica sexo con una persona que sabemos que padece una infección de transmisión sexual.

En este este contexto, ¿es necesario realizar estas pruebas si descubrimos una infidelidad por parte de nuestra pareja? “Es recomendable, si esa relación fue de riesgo, no toda relación con terceros tiene que ser de riesgo”, advierte el portavoz de la Semfyc. Al respecto, González cree que depende de si la persona que fue infiel tuvo relaciones sin protección y/o muestra síntomas: “En el caso de que la infidelidad haya sido con relaciones de riesgo, estaría indicado realizarlo en la persona que ha tenido la relación, y, si en este se descarta ITS, no sería necesario en el otro miembro de la pareja. En el caso de que en el miembro infiel de la pareja se demostrara una ITS, o presentara síntomas, habría que completar el cribado en el miembro fiel de la pareja”. Además, este experto aconseja que cuando la pareja está realizándose un examen serológico es mejor no mantener relaciones sexuales hasta obtener los resultados.

Enfermedades de Transmisión Sexual | Tu canal de salud

Por último, Arranz y González insisten en la importancia de mantener relaciones seguras y el uso del preservativo para prevenir infecciones de transmisión sexual, aunque ya se haya tenido este tipo de enfermedad en el pasado. “En casi ninguna de las ITS se genera una protección inmunológica que permita la prevención de nuevas infecciones por el mismo microrganismo. Por tanto, si la persona se vuelve a exponer, por ejemplo, a sífilis, gonococo o clamidias, se volverá a infectar”, argumenta González. En cuanto a si las personas que han tenido algunas de estas infecciones deben realizarse pruebas serológicas de forma habitual, Arranz destaca que una vez curadas no es necesario, aunque aclara que “en el caso de algunas como la sífilis y la proctitis el alta no se suele dar hasta haber realizado análisis de seguimiento y comprobar la curación”.

{{ reviewsOverall }} / 5 Users (0 votes)
Rating0
What people say... Leave your rating
Order by:

Be the first to leave a review.

User Avatar User Avatar
Verified
{{{ review.rating_title }}}
{{{review.rating_comment | nl2br}}}

Show more
{{ pageNumber+1 }}
Leave your rating

Your browser does not support images upload. Please choose a modern one

Sigue leyendo

Lo más leído

A %d blogueros les gusta esto: