Connect with us

Deportes

Guardiola se estrella contra Mourinho y le hace líder de la Premier.

Published

on

Son y Lo Celso marcaron para el Tottenham. El VAR anuló un tanto de Laporte por mano previa de Gabriel Jesús. Bale no jugó ningún minuto. El City, a 8 puntos del liderato.

Si Guardiola es el profeta del fútbol moderno, el Superman de los entrenadores del siglo XXI, Mourinho es, sin ninguna duda, kryptonitapura. Qué manera tiene de amargarle la existencia, y amargársela, además, en el peor momento. Lo hizo con el Inter en Champions, lo hizo con el Real Madrid en La Liga, lo hizo con el United cuando el catalán peleaba por matar la Premier y lo ha vuelto a hacer ahora en el peor arranque liguero jamás firmado por uno de sus equipos. El Manchester City es, con la derrota de hoy ante el Tottenham, nada menos que 10º, pero es que puede llegar a quedarse incluso 16º si los astros se conjuran en su contra. Noche muy oscura para un equipo que puede ver el liderato a 9 puntos cuando acabe la jornada.

En la otra cara de la moneda, Mourinho difícilmente pueda imaginarse un regalo mejor para celebrar su primer aniversario en el banquillo del Tottenham que hundiendo a los citizens de Guardiola para reclamar el liderato momentáneo de la Premier League. Solo de pensarlo, el portugués debe estar relamiéndose y preparándose para disfrutar de una semana de gloria. Los suyos fueron exactamente eso, suyos, un equipo muy comprometido atrás, con buena actitud en la presión y muy rápidos a la contra.

Así llegó el primer gol, el de Son en los primeros minutos, un tanto en el que Ndombele supo ver una descoordinación de la defensa skyblue para meter un fantástico pase que el surcoreano aprovechó para batir con mucha clase a un Ederson que no la vio venir. El gol dejó tan atontados a los subcampeones de la Premier que Kane llegó a marcar en otra jugada fulgurante, aunque esta vez el tanto fue anulado por fuera de juego.

En cuanto se sobrepuso, la respuesta del conjunto mancuniano fue, sin embargo, brutal. Un asedio constante del que no se sabe cómo salieron vivos los londinenses y en el que Laporte llegó a marcar a pesar de que el tanto se lo anuló el árbitro en el VAR por una mano previa de Gabriel Jesús. Quien marcó, sin embargo, fue Lo Celso en la segunda mitad aprovechando otra acción de velocidad de unos spurs en los que, por cierto, no jugó Gareth Bale, que llegó muy cansado de los compromisos internacionales con Gales.

Deportes

Mundial de México 1986 | El momento más sublime de Maradona.

Publicada

on

por

La vida de Diego Maradona fue semejante a una montaña rusa y su punto más alto fue la conquista del Mundial de México’86, un logro que el exfutbolista argentino resumió con esta frase: «El momento más sublime de mi carrera, el más sublime».

De aquella epopeya, también la más gloriosa del fútbol argentino, han pasado ya 34 años, un tiempo largo que la ha magnificado aún más, pues ni siquiera Lionel Messi y su generación, ni las generaciones anteriores, han podido emular lo hecho por Maradona y una selección albiceleste que desde entonces llegó al olimpo del deporte rey.

Sin embargo, el momento más sublime de Diego Maradona vestido de corto tuvo un antes similar a la montaña rusa que fue su vida, con ascensos lentos llenos de suspenso y descensos a puro vértigo colmados de peligro.

«Lo que nadie entendió, nunca, fue que nuestra fuerza y nuestra unión había nacido de la bronca que nos daba haber tenido que luchar contra todo. Así tenía que ser, ¿no? ¡Si era un equipo mío! Un equipo hecho desde abajo y contra todos», relató Maradona en el libro biográfico ‘Yo soy El Diego’.

La conquista del Mundial de México’86 se inició, según Maradona, un día de enero de 1983 cuando terminaba su recuperación de una hepatitis que lo aquejó a finales del año anterior y se encontraba en Lloret del Mar, en la Costa Brava española.

Maradona era la estrella máxima del Barcelona, a donde había llegado como el fichaje más cotizado tras el Mundial de España’82. Pero la hepatitis fue el primero de los varios problemas que le impidieron triunfar como él, la hinchada culé y la prensa lo esperaban.

«Yo me estaba preparando para correr y en eso apareció (Carlos) Bilardo, que ya era el nuevo técnico de la selección argentina. Me saludó con un beso, me dijo que si yo tenía alguna exigencia económica para jugar en la selección, y luego, cuando le respondí que de ninguna manera, me ofreció ser el capitán del equipo», contó Maradona en la revista El Gráfico.

El entonces futbolista de 22 años quedó mudo de la emoción y enseguida lloró como un niño a quien le dan el regalo más anhelado.

«Ser el capitán de la selección era lo que siempre había soñado. Era representar a todos los futbolistas argentinos. Yo quería ser el patrón, el número uno de Bilardo, y lo fui», agregó Maradona a la misma publicación.

Pero ‘El Diego’ tuvo que esperar casi tres años para volver a vestir la albiceleste, exactamente desde el 2 de julio de 1982 hasta el 9 de mayo de 1985. Su debut bajo el mando de Bilardo fue en un partido amistoso frente a Paraguay en el estadio Monumental de Buenos Aires. Hubo empate 1-1 y él anotó el gol argentino.

El 26 de mayo de ese año se iniciaron las eliminatorias sudamericanas de México’86 y Argentina comenzó de visitante frente a Venezuela, en la ciudad de San Cristóbal. Aunque fue victoria por 2-3, hubo un episodio previo que por poco arruina la participación de Maradona.

«Apenas aterrizamos en San Cristóbal se armó un tumulto bárbaro. Había policías, pero eran todos venezolanos. La cosa es que un loco me salió al cruce y me metió tal patada en la rodilla derecha que me arruinó el menisco. Entré rengueando al hotel, tuve que pasar toda la noche con hielo, tirado en la cama», dijo el ’10’ en ‘Yo soy El Diego’.

Argentina se clasificó en el partido final, frente a Perú en Buenos Aires, que estuvo cargado de drama porque comenzó perdiendo por 0-2 y ganó de remontada por 3-2 con un gol de Ricardo Gareca a los 80 minutos. La Albiceleste no convencía y no estaba en el corazón de los argentinos.

«Yo no entendía nada. La tocaba (Enzo) Trossero y lo silbaban. La tocaba (Jorge) Burruchaga y lo silbaban. La tocaba (Néstor) Clausen y lo mismo… Por suerte nos clasificamos y, lo juro por mi madre, ahí mismo le dije al ‘Flaco’ Gareca: «Así vamos a terminar la final del Mundial, sufriéndola, pero ganándola».

Aquella selección Argentina se fue a México en medio de la incredulidad y con un «golpe de estado» fallido del gobierno del entonces presidente del país, Raúl Alfonsín, quien quería quitar a Bilardo como seleccionador por los malos resultados en los partidos de preparación.

Antes del primer entrenamiento en el sitio de concentración elegido, el del club América, el equipo hizo un juramento: «Somos los primeros en llegar y seremos los últimos en irnos». Luego hubo una reunión en la que los jugadores «se sacaron los trapos al sol» y a partir de ahí hubo armonía y unión como nunca antes.

En el partido debut, Argentina venció a Corea del Sur por 3-1 y Maradona recibió 11 faltas. Luego empató 1-1 ante Italia y ‘El Diego’ anotó. Posteriormente fue triunfo por 2-0 contra Bulgaria y se clasificó a los octavos de final como primero del grupo. En esta ronda le ganó por 1-0 a Uruguay en un partido en el que ambas selecciones se midieron en un Mundial luego de 56 años.

El siguiente rival fue Inglaterra en un encuentro lleno de morbo por la Guerra de las Malvinas. «Era como ganarle a un país, más que a un equipo de fútbol. Si bien nosotros decíamos antes del partido que el fútbol no tenía nada que ver con esa guerra, sabíamos que a muchos argentinos los habían matado allá como pajaritos. Y esto, por supuesto, era una revancha», contó el ’10’.

Fue el partido más famoso de Maradona. Argentina ganó por 2-1 y él marcó los dos goles. El primero, bautizado por él mismo como ‘La mano de Dios’. «Ni yo sé cómo hice para saltar tanto. Metí el puño izquierdo y la cabeza detrás, y el arquero inglés, Peter Shilton, ni se dio cuenta», recordó en su momento.

El segundo está considerado como el mejor gol en la historia de los Mundiales. Maradona recibe la pelota detrás de la raya de mitad del campo por la zona derecha y se va en diagonal hacia el arco de los ingleses, en una trayectoria en la que elude a seis jugadores rivales y, trastabillando, la empuja al fondo de la red con el pie derecho.

«Fue el gol soñado y lo hice en un Mundial. Quise poner las fotos de la secuencia, en tamaño grande, en la pared encima de la cabecera de la cama. Junto, una foto de mi hija Dalma (la única que tenía por entonces) y una inscripción abajo que dijera ‘lo mejor de mi vida’. Nada más», agregó en ‘Yo soy El Diego’.

El triunfo ante Inglaterra fue la cereza del postre para Argentina, que en semifinales derrotó por 2-0 a Bélgica con dos golazos de Maradona. Anímicamente, la Albiceleste era invencible y futbolísticamente estaba lista para alzar su segunda Copa del Mundo.

El 29 de junio de 1986 se jugó la final. Alemania era el rival y el estadio Azteca, el escenario. Argentina se puso arriba 2-0, pero en cuestión de seis minutos, entre el 74 y el 80, los germanos empataron 2-2 con dos tantos de cabeza.

«Hasta los mexicanos se nos volvieron en contra, cantaron los goles de los alemanes. Los latinoamericanos éramos visitantes ahí, justamente en el Azteca», rememoró Maradona, que justo en el minuto 83 asistió con maestría a Burruchaga para que anotara el 3-2 de la victoria, el del título mundial.

‘El Diego’ lo sintetizó así: «Yo miraba de reojo al árbitro, el brasileño Arppi Filho, y cuando levantó los brazos y pitó el final ¡me volví loco! Empecé a correr para un lado, para el otro, me quería abrazar con todos. Sentí en el cuerpo, en el corazón, en el alma, que estaba viviendo el momento más sublime de mi carrera, el más sublime».

Tan sublime, que aún tres décadas después, en cada celebración, en cada fiesta, Maradona agarraba una réplica de aquella copa del mundo y se fotografía abrazado a ella, como quien abraza el recuerdo de lo que nunca volverá a repetirse.

Sigue leyendo

Deportes

Pelé dice que algún día jugará en el cielo con su amigo Maradona.

Publicada

on

por

El exfutbolista brasileño Edson Arantes do Nascimento ‘Pelé’ afirmó que algún día espera poder jugar fútbol en el cielo junto a su «amigo» Diego Armando Maradona, que falleció este miércoles en su residencia de la provincia de Buenos Aires a sus 60 años de edad víctima de un paro cardíaco.

«Qué noticia triste. Perdí un gran amigo y el mundo perdió una leyenda», afirmó el tres veces campeón mundial y considerado por muchos como el mejor futbolista del mundo en un mensaje que publicó en las redes sociales para lamentar la muerte del astro argentino.

«Aún hay mucho a ser dicho, pero por ahora, que Dios le de fuerza a sus familiares. Un día espero que podamos jugar con el balón juntos en el cielo», agregó el brasileño, que el mes pasado cumplió 80 años.

Pelé y Maradona, cuyas trayectorias no se cruzaron en las canchas, potenciaron la histórica rivalidad futbolística entre Brasil y Argentina, así como las eternas discusiones sobre cuál fue el mejor del mundo.

Pese a que en los últimos años intercambiaron elogios, en algunos momentos se lanzaron duros ataques en declaraciones a la prensa.

«No podía haber jugado al lado de Pelé porque no le habría gustado tener un mal compañero. Somos agua y aceite. Cuando se dice de un jugador que él se entrega a los dirigentes no me agrada. Y su carrera fue así», llegó a decir el argentino en 2001.

Por su parte, el Santos, el equipo donde Pelé surgió y triunfó, lamentó «profundamente» el fallecimiento de «uno de los mayores jugadores que vistió» la camisa 10, el mismo dorsal que utilizó el exdelantero brasileño.

«Un genio en campo y uno de los grandes amigos de nuestro rey Pelé fuera de él. Una pena que, por muy poco, no vistió el manto sagrado», indicó el conjunto albinegro en sus redes sociales.

Sigue leyendo

Deportes

Lo que dijo el entrenador de Suecia ante el posible regreso de Ibrahimovic a la selección.

Publicada

on

por

“Extraño la selección”: a pocos meses de la Eurocopa, la estrella sueca Zlatan Ibrahimovic lanzó este miércoles un nuevo llamado para su regreso al equipo nacional, tras su buen inicio de temporada en Serie A.

“Si me lo preguntas, voy a ser honesto: sí, extraño la selección. No es un secreto”, afirma el delantero de 39 años del AC Milan en una entrevista al diario sueco Aftonbladet.

“Quien no la extrañe, ya ha terminado su carrera”, declara con su seguridad habitual el jugador nacido en Malmö, que dejó la selección tras la Eurocopa-2016.

¿Qué respondería si el seleccionador Janne Andersson le llama por teléfono para un regreso? El jugador es menos categórico: “Necesito tiempo, debo reflexionar sobre ello”, dijo al Aftonbladet.

En un mensaje difundido en la prensa, el entrenador celebró las palabras de Ibrahimovic y dijo estar dispuesto a discutir sobre ello con él.

“Me doy cuenta que Zlatan se expresa de una manera que no había empleado hasta ahora. Es por tanto natural que nos pongamos en contacto próximamente para discutir más detalladamente”, declaró.

“La próxima convocatoria es en marzo por lo que hay tiempo para ello”, observó el seleccionador.

–Especulaciones en noviembre

“Zlatan” había ya lanzado especulaciones sobre un posible regreso a la selección a principios de noviembre.

El delantero, que ha jugado 116 partidos con su selección, marcando 62 tantos, había colgado en las redes sociales una foto suya, con la camiseta de Suecia en la espalda y el brazalete de capitán en el brazo, acompañada de la intrigante frase “Hace mucho tiempo”.

Sin Zlatan, Suecia alcanzó los cuartos de final del Mundial-2018. Y se clasificó directamente para la Eurocopa-2020, aplazadas a junio y julio de 2021 debido al covid-19.

Suecia se enfrentará en su grupo en la primera fase a España, Polonia y Eslovaquia.

La selección sueca sale, de todas maneras de una mala campaña en Liga de Naciones (1 victoria y 5 derrotas), lo que supuso su descenso.

Cuando está cerca de cumplir cuarenta años, Ibrahimovic está en una forma excepcional: con diez goles en solo seis partidos disputados, está en cabeza de la clasificación de goleadores en Serie A, con dos tantos de ventaja respecto a Cristiano Ronaldo.

Su lesión en el muslo izquierdo, en Nápoles este fin de semana, tras un nuevo doblete con el Milan, “no es nada grave. Solo una o dos semanas” de ausencia, precisa en Aftonbladet.

Ibrahimovic acaba también de ser declarado el martes mejor jugador sueco del año, por duodécima vez.

Sigue leyendo

Deportes

Giovanni Simeone da positivo por coronavirus.

Publicada

on

por

El argentino Giovanni Simeone, delantero del Cagliari e hijo del entrenador del Atlético de Madrid, ha dado positivo por coronavirus en la última ronda de pruebas PCR realizada por el club y ha sido aislado de acuerd con el protocolo sanitario de la Federación de Fútbol Italiana (FIGC).

«El Cagliari Calcio comunica que en el ámbito de los test sanitarios realizados ha emergido el positivo por coronavirus de Giovanni Simeone: el futbolista ha sido aislado como previsto por las normativas ministeriales y federales», se lee en el comunicado oficial del club sardo.

«Todos los demás componentes del grupo del equipo han dado negativo y empezarán el aislamiento con la posibilidad para los atletas de desarrollar la regular actividad de entrenamiento y partido», se agrega.

El hijo de Diego Pablo Simeone es el máximo artillero del Cagliari en la Serie A con cinco goles, empatado con el brasileño Joao Pedro.

Su equipo ocupa la undécima posición liguera, con tres victorias, un empate y cuatro derrotas en ocho jornadas.

Sigue leyendo

Lo más leído