Connect with us

Salud

¿Cómo Superar complejo por el tamaño de tu pene?.

Published

on

El tamaño del pene y la importancia del coito durante las relaciones sexuales culturalmente hacen que la calidad del sexo recaiga en el hombre. En este contexto, el tamaño del órgano sexual masculino genera complejos e inseguridades en ellos en parte por los mitos creados entorno al tamaño del pene, tal y como recuerda Carme Sánchez, responsable de Psicología Clínica y Sexología del Instituto de Urología Serrate & Ribal en Barcelona. “Muchas veces los complejos que crea la longitud o el grosor del pene son completamente infundados porque la mayoría de los hombres tienen un miembro con unas proporciones dentro de la normalidad”, explica Sánchez. Al respecto, Marlis González, psicóloga, sexóloga y miembro del Colegio Oficial de la Psicología de Madrid, comenta que “el tamaño de cualquier órgano sexual -no solo del pene- suele producir complejos a determinadas edades si bien con la madurez suelen superarse”.

Y, ¿qué medidas se consideran normales? Según Sánchez, la media del pene en erección suele oscilar entre los 10 y los 19 centímetros, aunque reconoce que la horquilla puede ser “demasiado amplia para hombres ansiosos y parejas exigentes”. En su experiencia, la mayoría de los hombres se encuentran entre estos parámetros y, cuando se trata de un micropene, éste se detecta durante la adolescencia. Asimismo, Sánchez apunta que a veces el origen del complejo es un pene considerado grande ya que puede provocar miedo en la pareja e incluso, dolor durante la penetración.

Más allá de las medidas, estas psicólogas advierten que el tamaño del pene no está relacionado directamente con la posibilidad de experimentar placer ni la capacidad de proporcionar placer a la pareja. A la pregunta de cómo superar el complejo que puede crear el tamaño del pene, González responde que “a veces se requiere terapia, aunque otras personas acaban por percibir que la sexualidad y el placer sexual no están exclusivamente asociados al tamaño de un órgano”.

En cuanto a cuándo acudir a un profesional, esta psicóloga recomienda hacerlo “en los casos en que la persona no es capaz de llevar una vida sexual satisfactoria o en aquellos que afecta a su condición psicológica o a su relación de pareja”. Por su parte, Sánchez aconseja consultar con un experto “siempre que el hombre tenga dudas sobre el tamaño de su pene para evitar la angustia que puede suponer la desinformación”.

Romper mitos es saludable
Ambas expertas coinciden en que para superar los complejos que origina el tamaño de los órganos sexuales y, en concreto el tamaño del pene, es fundamental derivar las falsas creencia al respecto. “Habría que hacer un trabajo de desmitificación del tamaño del pene ya que en muchísimas ocasiones un pene más grande no resulta adecuado para las mujeres, puede molestar en algunas posturas, etc”, argumenta González, quien sugiere que la masculinidad no está directamente vinculada con el tamaño del miembro masculino.

Un ejercicio para acabar con este tipo de complejos, según González, es escribir en pareja un listado con los órganos masculinos y femeninos implicados en la relación sexual anotando y tamaño. Una vez finalizada la lista, ambos deben preguntarse si realmente los centímetros de más o de menos han tenido importancia en la satisfacción sexual.

Superar los complejos en pareja
Sobre la importancia del coito en las relaciones sexuales, las expertas consultadas por CuídatePlus proponen que cuando existan inseguridades en cuanto al tamaño del pene se realicen otras prácticas como la masturbación o sexo oral. “Con las prácticas menos coitocentristas podemos comprobar que la satisfacción sexual no está relacionada con el tamaño del pene, sino con la habilidad del amante”, menciona Sánchez. En estos casos, González coincide en “utilizar formas de relaciones sexuales en las que el pene no tenga una importancia capital como pueden ser el sexo oral, posturas diferentes a la del misionero, posturas con la mujer arriba”.

tamaño del pene
El tamaño del pene no está relacionado directamente con el placer (Ilustración de Miguel Santamarina)

Otro factor a tener en cuenta para superar estos complejos en pareja es el lenguaje. Ambas expertas subrayan que se deben evitar los comentarios ofensivos y/o comparativos poniendo de manifiesto el tamaño del pene de otros amantes. “La pareja puede proponer nuevas prácticas sexuales, pero siempre se deben evitar aquellos comentarios que menoscaben la confianza de la pareja y todos los que culpabilicen y responsabilicen al varón de una experiencia supuestamente insatisfactoria”, concluye González.

Salud

Desayuno Sano: Prepare un nutritivo batido verde.

Publicada

on

por

Si todavía no te has atrevido a probar los batidos verdes, pero no te quieres quedar con las ganas de tomar uno, entonces esta receta es  ideal para ti; pues además de fácil y saludable, es sumamente delicioso.

Ingredientes: 

1 taza de hojas de espinacas, crudas

1 kiwi

1 manzana verde

1 taza de agua

Preparación:

1 Lava bien las hojas de espinaca.

2 Pela el kiwi.

3 Pela la manzana y bate todo bien, junto con el agua

4. Llévelo a la licuadora por 3 minutos

Tips: 

Sírvelo bien frío

Sigue leyendo

Salud

Centennials: Una tercera ola, la de los efectos psicológicos.

Publicada

on

por

El cierre nacional de colegios, 97 días de confinamiento, el uso obligatorio de mascarillas… Cientos de ciudadanos españoles se han visto involucrados en “rápidos y profundos” cambios que, según los expertos, generarán una tercera ola: la de los efectos psicológicos.

Sin embargo, para algunos profesionales hay una población de riesgo dentro de esta tercera ola, y esos son los centennials, los nacidos a partir de 1996. Una generación que está en proceso de desarrollo y aprendizaje en mitad de una pandemia que ha trastocado todos los aspectos de la vida cotidiana.

Así lo expone Qustodio, una plataforma de seguridad digital que ha centrado su estudio ‘Centennials: el antes y el después de una generación marcada por el Covid-19’ en este colectivo.

Este informe, incluye el análisis sobre la realidad de los niños durante la pandemia. Lo que ha cambiado, lo que permanece igual y lo que “nunca” volverá a ser lo mismo.

Es una radiografía de cómo ha cambiado la vida de los menores en el transcurso de la pandemia. Viejos hábitos se abandonan y nuevos se incorporan“, detalla Eduardo Cruz, uno de los fundadores de Qustodio.

Problemas de sueño, depresión, pérdida o aumento de peso y menor autoestima son otros de los cambios físicos y psicológicos que se han producido durante la pandemia, según el estudio.

Hay un número mayor de niños con trastorno del sueño y esto se traduce en un cansancio crónico o insomnio. De igual modo, van a haber más inseguridades que darán lugar a un aumento de depresión, ansiedad y agorafobia“, explica Guerrero.

Para Guerrero, la hora del sueño es “sagrada”. Por consiguiente, reclama a los padres que las pantallas deben estar fuera de las habitaciones de los niños y deben evitarse una hora antes de irse a dormir. Un compartimento más común en adolescentes, quienes “se llevan los dispositivos a la cama y se quedan horas chateando”.

Una regla que detalla, tanto para los menores como para los padres.

Por favor, el cuento para dormir que no sea a través de pantallas, aunque estemos muy cansados. Tiene que ser leído o inventado“.

No normalizar conductas

Los profesionales de la salud mental confiesan estar preparándose para una tercera ola psicológica, en la que los niños crezcan en un entorno con una menor socialización, siendo las pantallas el protagonista de sus vidas.

En comparación con la infancia de otras generaciones, la psicóloga asegura que los niños de ahora prefieren cambiar las actividades de ocio del “mundo real” por una pantalla.

Recuerdo cuando era adolescente y mentía a mis padres para poder salir e ir a alguna fiesta. Ahora los adolescentes están mintiendo a sus padres para quedarse en casa con sus pantallas“, rememora Guerrero.

Un aumento de este consumo que puede llevar a una adicción digital, viene de la mano de otros problemas como patrones de apego inseguro, baja autoestima, ansiedad, depresión y demás.

De esta manera, pueden darse comportamientos peligrosos como el aislamiento. Una conducta que muchos normalizan.

Ese aislamiento y desconexión es bastante peligroso. Puede conllevar problemas como la ansiedad, depresión, baja autoestima y tendencias autolesivas“, informa Guerrero.

Ante una situación como esta, la psicóloga de familia recomienda no bajar la guardia y acudir a un profesional.

Cuando vemos un cambio en sus rutinas, en sus notas o que su humor cambia muy fácilmente, contestando o portándose mal, debemos dar la voz de alarma“.

Sigue leyendo

Salud

¿Qué deberíamos comer antes y después de realizar ejercicio?.

Publicada

on

por

Seleccionar adecuadamente los alimentos y bebidas antes de realizar ejercicio ayuda a optimizar el rendimiento deportivo, facilita una adecuada recuperación y previene lesiones. Casi todos somos conscientes de que para lograr una buena productividad tiene mucha importancia qué y cómo comemos antes y después de hacer ejercicio. En este sentido, Rubén Bravo, experto en nutrición y portavoz del Instituto Médico Europeo de la Obesidad (IMEO), afirma que “los alimentos funcionales como los lácteos, cereales zumos, huevos o pan, surgen como respuesta al estilo de vida actual para intentar paliar los desequilibrios y desajustes nutricionales que se producen como consecuencia de un ritmo de vida frenético”.

Existe mucho debate sobre cuál es la mejor hora para hacer deporte y qué tipo de comida debe tomarse para acompañar dicho entrenamiento. Estefanía Ramo, nutricionista del IMEO, aconseja evitar hacer deporte unas dos horas y media antes de irse a la cama. “Si se realiza una carrera por la noche, nuestro reloj interno cree que es de día y nos acelera, con lo cual, el mejor momento es por la mañana, desayunando una hora y media antes, porque la digestión tarda unas dos horas y media en realizarse”. Por su parte, Bravo da las pautas nutricionales más adecuadas dependiendo de si el ejercicio se realiza por la mañana o por la noche.

Si se entrena por la mañana
Si se quiere hacer deporte muy temprano, se debe tomar un desayuno muy ligero y de ninguna manera omitirlo, esperar media hora y luego salir a correr. Una vez terminada la carrera, habría que complementarlo con un segundo desayuno que nos ayudará a recuperar los nutrientes, compuesto por cereales, fruta, leche y grasa saludable.

Bravo recomienda que “siempre que sea posible hay que seguir unas pautas personalizadas, pero, a modo general, os ofrecemos varios ejemplos de plato único para los desayunos ligeros y los complementarios”.

7 desayunos sanos, ligeros y equilibrados

DESAYUNO LIGERO 30 ‘ANTES
Yogur 0% y un puñado de frutos rojos

Compota de manzana y una pera

Yogur desnatado y una cucharadita de miel

Puré de kiwi y frutos rojos
Yogur desnatado y una rodaja de sandía

Trucos para aligerar los desayunos | Consumer

SEGUNDO DESAYUNO PARA DESPUÉS
Vaso de leche desnatada, tortilla de una yema y dos claras, naranja y tres nueces.

Vaso de leche desnatada, un kiwi, tres rebanadas pan de wasa, 50 g de pechuga de pavo.

Yogur 0% mezclado con 30 g de cereales integrales, un puñado de frutos rojos y dos nueces.

Yogur 0%, dos biscotes de pan integral con un chorrito de aceite de oliva virgen extra, 50 g de pechuga de pavo y una manzana.
Vaso de requesón desnatado, 30 g de cereales integrales, un plátano y un huevo duro.

Si se entrena por la noche
Evitar realizar ejercicio alrededor de las dos horas y media antes de irse a la cama. Si se realiza el entrenamiento de noche, después del trabajo, es muy importante no saltarse la cena, ya que nos ayudará a tener una buena recuperación. Eso sí, debe ser una cena ligera que nos aporte todos los nutrientes y energía necesaria. “La proporción ideal, en este sentido, sería aquella donde la verdura (cruda o cocida) ocupa una tercera parte del plato; los carbohidratos, una cuarta parte, en forma de arroz hervido o patata cocida; las proteínas, un tercio en forma de pechuga de pollo o salmón a la plancha o huevo duro como opción; grasas saludables obtenidas de una cucharadita de aceite de oliva virgen extra y en caso de que haya habido mucho desgaste en el entrenamiento podemos añadir 2 o 3 nueces; sin olvidar beber agua durante el entreno y las horas posteriores”, apunta el portavoz del IMEO.

🥇Pechugas de Pollo a la Plancha | Recetas con Pollo

EJEMPLOS DE CENA COMO PLATO ÚNICO PARA DESPUÉS DEL ENTRENO
Ensalada compuesta de 2 puñados de canónigos, rúcula y escarola, un tomate; un filete de pechuga de pollo a la plancha, un puñado de arroz hervido y dos nueces.

Ensalada de dos tomates y un puñado de lechuga, un lomo de salmón a la plancha y una patata mediana cocida.

Ensalada de un puñado de lechuga y un tomate, 3 o 4 rodajas de remolacha, un huevo duro y un puñado de arroz.

Puré de verduras compuesto de patata, zanahoria, cebolla, carne de pollo y pimiento, aliñado con aceite oliva virgen extra y especias.
Salmón a la plancha con espárragos trigueros, calabacín y tomate natural a la plancha con una patata mediana cocida.

No ayunar e hidratarse bien
Una de las preguntas que más se hace la gente es si, es bueno no ingerir ningún alimento antes de hacer ejercicio. A lo que Bravo le ha dado una respuesta negativa. “No, es bueno ayunar, principalmente porque durante la noche los niveles de glucosa han disminuido considerablemente y podríamos tener sensación de náusea, mareo y falta de vitalidad”. Por lo tanto, se debe realizar un correcto desayuno o uno muy ligero de bajo índice glucémico que favorezca el uso de la grasa como fuente de energía.

Otro factor importante a la hora de realizar ejercicio es la hidratación. Debemos hacerlo adecuadamente antes, durante y después de la actividad física, ya que no sólo mejora el rendimiento deportivo, sino que tiene consecuencias positivas para la salud. “Es muy importante beber agua durante el entrenamiento y posteriormente, porque se produce una pérdida considerable a través de la sudoración provocada por la hidrólisis. Así se evita una posible deshidratación y reponemos de electrolitos”, concluye Bravo.

Sigue leyendo

Salud

Aprende a tener y mantener el deseo sexual.

Publicada

on

por

“El principal mecanismo para desencadenar el deseo sexual es el estímulo, externo o interno. Un pensamiento, una caricia, un soplido, una fantasía… hay tantos estímulos como queramos, y dependerá siempre de la persona, el momento, el contexto, etcétera”, comenta a CuídatePlus Ana Blázquez Ares, de Proyecto Metamorfosis: Sexología y Terapia de Pareja.

“Estos estímulos hacen que nuestro cerebro se active y los interprete como sexuales. A partir de ahí, se desencadenan una serie de respuestas en nuestro cuerpo, que si las seguimos alimentando con excitación y/o estímulos, harán que aumente nuestro deseo sexual”, afirma la sexóloga.

Según Blázquez, el deseo sexual lo podemos inhibir o activar, dependiendo de muchos factores:

Nuestras creencias y experiencias previas. Podemos haber vinculado el deseo a una emoción desagradable o incluso dolorosa por una situación vivida. O también, podemos querer inhibir el deseo porque nos han transmitido que tenerlo es malo, pecaminoso o negativo.

La situación o el contexto. Si consideramos que es adecuado o no en ese momento concreto. O si lo percibimos como seguro o no.

El “objeto” de deseo. Si sabes cuál es; si es real o, sin embargo, es inalcanzable; si es sano y consentido para nosotros o nosotras y/o para la persona con la que queremos ponerlo en práctica…
Lo importante, para la experta en Sexología, es saber que somos nosotros los que podemos gestionar nuestro deseo: cuidándolo, alimentándolo o, simplemente, eliminándolo.

Los cuatro pasos para volver a encender el deseo sexual cuando llevas años  con tu pareja

¿El deseo es imprescindible para una vida sexual satisfactoria?
El deseo es de por sí una de las fases necesarias para la respuesta sexual humana. El deseo nos lleva a la excitación y viceversa, es decir, puedes comenzar a excitarte y de ahí llegar al deseo.

“Toda esta serie de estímulos, que el cerebro reconoce como sexuales, desencadenarán unas respuestas en nuestro cuerpo. Si son positivas y así lo queremos, las seguiremos alimentando, llevándonos a una resolución satisfactoria de esta acción, vamos, teniendo un acto sexual individual o acompañado satisfactorio”, explica Blázquez.

“Es importante aprender a cumplir nuestros deseos y no solo los de los demás. Siempre que estos sean realistas, consentidos y respetuosos con la persona que queremos ponerlos en práctica o con nosotros mismos. Que haya un equilibrio es fundamental. Si esto no se da, lo que me estoy es saltando, no respetando y no satisfaciendo mi deseo. Esta situación repetida en el tiempo puede llevar a que mi relación sexual se vuelva displacentera y comience incluso a evitarla”, destaca la sexóloga.

¿Hay que ‘trabajarlo’?
Algo que pensamos de manera errónea es que el deseo sexual “aparece”, nos sale de manera natural y espontánea, se tiene o no se tiene, pero es importante romper con ese mito. El deseo sexual no es algo primario, es decir, hay que buscarlo, fomentarlo y cuidarlo.

El deseo sexual, como la sexualidad, tiene tres miradas inseparables que son la bio-psico-social. Veamos cómo estos tres ámbitos pueden afectar nuestro deseo sexual, tal y como detalla Blázquez:

Pareja Deseosa (+18) (@HotMujerdeseosa) | Twitter

La parte biológica. La testosterona es la hormona básica para el deseo sexual, la gasolina del deseo. Algunos tratamientos o procesos, como pueden ser los oncológicos, hacen que nuestros niveles de testosterona estén descompensados, produciendo así una alteración en nuestro deseo. Es importante tenerlo en cuenta y consultarlo, si lo valoramos necesario, con nuestro profesional de la salud.

La parte psicológica o emocional. Nuestro deseo, lo que deseamos y cómo lo deseamos, está muy vinculado a nuestra historia personal y de aprendizaje. Las experiencias vividas las hemos podido vincular a algo positivo, o por el contrario, a algo totalmente displacentero o incluso doloroso. Si nos damos cuenta de que tal vez esto es lo que nos está sucediendo, es importante que acudamos a una profesional de la Sexología para poder trabajar esas experiencias, mitos, o falsas creencias. Volver a conectar tu deseo con estímulos positivos, que te permitan disfrutar de él, sin sentimientos negativos o de culpa, es importante para comenzar así a disfrutar de una sexualidad plena.

La parte social. No podemos desvincular el peso que tiene nuestro deseo sexual a lo que nos haya marcado la sociedad o nuestro sistema familiar. Por ejemplo, si me he criado en una sociedad en la que me dice que el que tiene derecho al deseo sexual es el hombre y la mujer que tiene deseo es “mala”, tenderé a bloquear mi deseo. Si me “venden” que a una edad determinada mi deseo sexual va a desaparecer, como en la menopausia, probablemente me conforme y me resigne a esa idea impuesta. Una educación sexual es importante para poder romper con estos mitos y falsas creencias y ser dueños y dueñas de nuestro placer.
Por lo tanto, concluye Blázquez, “teniendo en cuenta estos tres factores inseparables, podemos confirmar que el deseo sexual se aprende a tener y mantener, por lo que es importante que sepamos que cada uno de nosotros somos responsables de nuestro deseo sexual”.

Sigue leyendo

Lo más leído