Connect with us

Salud

Vitaminas Y Minerales Para Fortalecer Al Organismo En Tiempo De Frío.

Published

on

Una alimentación variada y equilibrada refuerza las defensas del organismo para ganarle la batalla a las enfermedades, en especial durante el clima frío de fin de año.

Al igual que las vitaminas, los minerales permiten al organismo producir energía, crecer y sanarse. (Foto Prensa Libre: Lisa Fotios /Pexels)

La buena nutrición es la base de una buena salud. Todos necesitamos nutrientes que fortalezcan nuestro organismo.

Un artículo publicado en EFE se refiere que todas las estaciones podemos comer todos los grupos de alimentos. Lo que cambia es la preparación. Lo cierto es que en esta época se apetecen más platos calientes y más potentes y empezamos a pensar en comer platos de cuchara, calientitos y caldosos.

Los expertos refieren que en muchas ocasiones pensamos que con el frío necesitamos consumir más calorías que en las épocas de calor. Pero, lo cierto es que el metabolismo es el mismo tanto en tiempo de frío como cuando hay calor. Por esto, las calorías que necesita nuestro organismo son muy similares y lo único que ameritaría un cambio es cuando la actividad física se incremente. En estos casos, sí que las necesidades energéticas podrían aumentar y también la necesidad de líquidos.

La enciclopedia Recetas nutritivas de curan, de editorial Océano hace una comparación al invitarnos a imaginar que el cuerpo está compuesto por millones de pequeñísimas “máquinas” y éstas necesitan de cierto tipo de combustibles para funcionar correctamente, “si se les proporciona un combustible inadecuado, no funcionarán con toda su capacidad. Si el combustible es de mala calidad, es posible que pierdan fuerza. Y si las máquinas no reciben energía , se detienen”.

Sin duda, el combustible para el cuerpo proviene directamente de lo que comemos. Lo alimentos que consumimos contienen nutrientes. La nutricionista Karla Gabriela Colindres, comenta que de todos los alimentos tomamos los macronutrientes en forma de carbohidratos, grasas y proteínas, así como los micronutrientes de vitaminas y minerales, cada uno de ellos funcionan como protectores o ayudantes en ciertos procesos de defensa en el sistema inmunitario.

Otras acciones que se necesitan para una vida saludable son un buen descanso, la práctica de ejercicio y la gestión del estrés, que no son componentes nutricionales, pero que sí ayudan al sistema de defensas, agrega Colindres.

Un poco de ayuda
“A través de la alimentaciones nos aseguramos que podemos obtenerlos”, dice la experta y hace el énfasis en que la idea es que cuando comamos llevemos a nuestro organismo alimentos variados y equilibrados para lograrlo.

“Últimamente tenemos cambios de clima y temperatura que nos exponen a tener resfriados o enfermedades respiratorias”, dice Colindres. Sugiere mantener la dieta equilibrada para lograr aportes importantes al organismo que prevengan estas enfermedades y sugiere tomar suplementación únicamente cuando las personas no se alimentan bien.

Los suplementos vitamínicos que se consiguen sin receta viene en diversidad de presentaciones. Algunos se encuentran en forma líquida, en tabletas, cápsulas, polvos, inyectados, entre otros. Estas deben guardarse en un lugar fresco y oscuro. Es importante elegirlas con base en lo que uno reamente necesita.

Quienes necesitan más nutrientes de lo normal son las personas activas y que hacen ejercicio, mujeres embarazadas o quienes están sometidos a mucho estrés, están a dieta, enfermas mental o físicamente, o en recuperación de una intervención, por mencionar algunas.

¿Qué comer?
Como las vitaminas y los minerales son tan necesarios para la salud, la U.S. Food and Drug Administration (FDA) recomienda consumir diariamente determinadas cantidades de ellas. Aquí mencionaremos las principales, pero recuerde que mientras más colores y opciones naturales regale a sus cuerpo, en las porciones adecuadas, estará más saludable.

Qué no falte la D
Actualmente una de las vitaminas más importantes es la D, explica Colindres, porque se ha analizado que algunos pacientes con deficiencia de ella tienen riesgo de padecer más enfermedades autoinmunes, cardiovasculares, neurológicas, entre otras.

Esta se encuentra en pescados grasos, hígado de res, queso, huevo, y en alimentos fortificados como leche, cereales y otros. Si se consume como suplemento alimenticio debe ser con asesoría. El cuerpo regula la cantidad de vitamina D que se produce por la exposición al sol, y ni siquiera los alimentos fortificados contienen grandes cantidades de esta vitamina.

La famosa C
Según un análisis de Grupo Encosa, esta vitamina es imprescindible para el desarrollo y crecimiento de los seres humanos. Ayuda a la reparación de los tejidos en todo el cuerpo, forma colágeno (tejido para cicatrizar), fortalece los huesos y dientes. También se asocia con la prevención de resfriados.

Investigaciones aseguran que los refriados de las personas que consumen vitamina C con regularidad podrían durar menos tiempo o tener síntomas menos severos. Está en la naranja, toronja, mandarina, kiwi, papaya, piña, sandía y otras.

Sobre la vitamina B
Este grupo se divide en distintos componentes que ayudan desde la formación de glóbulos rojos hasta ayudar en el desarrollo cerebral de los niños durante el embarazo y la infancia. Los alimentos que la contienen son los huevos, yogur, leche, carne, pescado, cereal y pan integral, por mencionar algunos.

Vitamina A
Es considerada una barrera naturales contra las infecciones. Necesaria para la formación y al mantenimiento de dientes, tejidos blandos y óseos, membranas mucosas y piel. Está en el hígado, mantequilla, huevo y lácteos enteros, vegetales verdes o de coloración roja-anaranjada y algunas frutas como melón y melocotón.

El zinc
Este cuenta con cerca de 200 funciones beneficiosas para el cuerpo humano y el fortalecimiento del sistema inmune. Se encuentra en los pescados, yemas de huevos, mariscos, legumbres, nueces, soyas y cereales integrales.

Hierro
El déficit de hierro es relativamente frecuente y afecta principalmente a mujeres jóvenes y embarazadas. Consúmalo en hígado, carnes, pescado, huevos y lácteos.

Al igual que las vitaminas,los minerales permiten al organismo producir energía, crecer y sanarse. (Foto Prensa Libre: Lisa Fotios /Pexels)

Programe una dieta sana
Compartimos unas pautas para que su dieta sea rica en nutrientes y sume positivamente a su salud:

Evite alimentos que contengan aditivos o ingredientes artificiales. Los aditivos aumentan poco o nada el valor nutricional de cualquier alimento y algunos en exceso podrían representar una amenaza para la salud. Así que lo mejor es comer lo más natural posible.
Prefiera los alimentos crudos. En sus compras incluya siempre frutas y vegetales. Muchas de las frutas y vegetales convendría consumirlos íntegramente y en opciones como la manzana incluso con su cáscara, rica en nutrientes. Prepare ensaladas y otras recetas en que los disfrute.
Evite sobrecocinar los alimentos porque esto destruye parte de los valiosos nutrientes. Evite dejarlos dorados o quemados.
Limite su consumo de sal. El ideal es consumir menos de 500 miligramos diarios, es lo necesario para que el sodio cumpla las funciones vitales que le corresponden al organismo.

Salud

Mascarillas para el cabello con cambures maduros.

Publicada

on

por

Las bananas o cambures son conocidos por sus propiedades humectantes y pueden proporcionar una amplia hidratación al cabello.

Mascarilla de cambur y miel  (humectante)

Preparación: machaca 2 cambures maduros con un tenedor, luego agrega 2 cucharadas de miel y mezcla bien. Bate hasta que no queden grumos y obtengas una mezcla suave.

Aplicación: unta esta mezcla sobre el cabello ligeramente húmedo y cúbrelo con un gorro de baño. Lavar después de media hora.

Mascarilla reparadora

Esta es una máscara reparadora para cabello dañado y también ayuda a controlar el frizz.

Preparación: tritura una banana o cambur maduro con un tenedor y agrega 2 cucharadas de aceite de oliva. Mezcla bien hasta que no haya grumos.

Aplicación: con la ayuda de un pincel, aplica la mezcla sobre todo el cabello, luego cubre con un gorro de ducha y espera 30 minutos. Después lávalo como lo harías normalmente con tu champú.

Sigue leyendo

Salud

Mascarilla de café para hacer crecer el cabello.

Publicada

on

por

Si eres de las que aman el café, tenemos una razón más para que lo quieras aún más, y no tiene que ver con su peculiar sabor, ni que te ayude a mantenerte despierta y con energía. En esta ocasión te enseñaremos a preparar una efectiva y maravillosa mascarilla de café para hacer crecer el cabello más rápido, hermoso y saludable.

Y es que, el café no solo una bebida que te aporta energía y te quita el sueño, al mismo tiempo que te ayuda a bajar de peso, sino que también es ideal para estimular el crecimiento del cabello de manera natural, y sin dañarlo. La mascarilla de café aporta un sinfín de propiedades y beneficios para tu cabello que lo harán lucir espectacular, muy suave y brillante.

Lo mejor de todo es que lo puedes preparar tú misma en tu casa, y sin necesidad de gastar grandes cantidades de dinero, como es posible hacerlo adquiriendo productos y tratamientos carísimos, y en algunas ocasiones un tanto agresivos, cuando contienen químicos fuertes.

Sin embargo, de acuerdo a varias investigaciones y estudios, se ha llegado a la conclusión que la composición de la cafeína es estimulante para el crecimiento del cabello desde los folículos pilosos tanto de hombres, como de mujeres, pues acelera el flujo sanguíneo.

MASCARILLA DE CAFÉ PARA HACER CRECER EL CABELLO

Pero hacer crecer el cabello no es el único beneficio que se obtiene de esta mascarilla de café, pues también lo vuelve más fuerte y resistente, suave, brillante y con cero frizz. Además, si tienes canas, el café resulta el remedio perfecto para oscurecerlas de manera uniforme, sin dañarlo, y además, nutriéndolo desde la raíz hasta las puntas.

También, el café puede utilizarse como un exfoliante natural del cabello, ideal para eliminar grasa del cuero cabelludo, manteniéndolo limpio y sano, además que remueve las células muertas del café, permitiendo el aumento de nuevos folículos pilosos, lo que ayuda a fortalecer las raíces del cabello.

INGREDIENTES

-1/2 taza de aceite de almendras

-2 cucharadas de aceite de coco

-1 cucharada de café soluble

PREPARACIÓN

En un recipiente mezcla los ingredientes de manera íntegra, y cuando logres disolverlos a la perfección agrega 5 gotas de aceite esencial de geranio. Aplica la mascarilla en tu cabello, y masajea sobre las raíces del cabello. Después de unos minutos, distribuye el producto por todo el cabello hasta las puntas, y déjalo reposar por 15 minutos. Finalmente, retira la fórmula con agua tibia.

Sigue leyendo

Salud

Chocolate Negro: ¿Un Aliado De Las Dietas Para Adelgazar?.

Publicada

on

por

El chocolate con independencia de su contenido en cacao se trata de un alimento calórico que debe consumirse de forma moderada dentro de una dieta equilibrada, tal y como recuerdan las expertas. “Unos 100 gramos de chocolate negro contienen 520 calorías, así como 42 gramos de azúcares y 27 gramos de grasas, de las cuales 21 corresponden a grasas saturadas”, explica Ana Zugasti, facultativa de Endocrinología y Nutrición y vocal de Comunicación de la Sociedad Española de Endocrinología y Nutrición (SEEN). El elevado aporte calórico también se mantiene en sus versiones con alto contenido en cacao: “Una porción de 15g de chocolate negro con 85% de cacao, el equivalente a una onza, aporta alrededor de 90kcal”, comenta Rosa Arnau, vocal de Alimentación del Colegio de Farmacéuticos de Castellón (Icofcs).

Entonces, ¿el chocolate negro es un aliado para adelgazar y saciar las ganas de dulce? Según esta farmacéutica especializada en nutrición, “la clave está en comer chocolate en poca cantidad para que en nuestra dieta no se nos disparen las calorías y, sobre todo, en moverse para quemarlo”. Asimismo, Arnau aconseja comer con moderación el resto de alimentos si la intención es combatir la obesidad, ya que de nada sirve limitar el consumo de chocolate si luego se comen en exceso otros productos como las patatas fritas y el resto de alimentos con altos niveles de grasas saturadas y azúcares. En este punto, Zugasti recomienda la ingesta de chocolate con porcentaje de cacao por encima del 70% en el marco de una dieta saludable.

No obstante, esta especialista en endocrinología y nutrición advierte que las diferencias nutricionales entre los distintos tipos de chocolates no son muy grandes: si por cada 100 gramos de chocolate negro el aporte es de 520 calorías, la misma cantidad de chocolate con leche contiene 535 calorías, mientras que unos 100 gramos de chocolate blanco ascienden a las 566 calorías. “En este sentido, la recomendación de escoger el chocolate negro, se explica, más que por su perfil nutricional, por su mayor contenido en flavonoides, unas sustancias a las que se atribuyen efectos beneficiosos para la salud cardiovascular y que están en mayor concentración en los chocolates con más porcentaje de cacao”, aclara Zugasti.

Qué dice la ciencia sobre el chocolate negro
Sobre qué indica la evidencia científica y el consumo por parte de las personas con diabetes, esta endocrinóloga apunta que “los resultados de 14 estudios prospectivos recogidos en un metaanálisis han relacionado un mayor consumo de chocolate con una menor incidencia de enfermedad cardiaca coronaria, accidente cerebrovascular e incluso diabetes tipo 2, concluyendo en un análisis dosis-respuesta que el máximo beneficio se obtiene consumiendo de dos a tres raciones de 30 g por semana”. Al respecto, Arnau señala que existen en el mercado chocolates para diabéticos que se elaboran sustituyendo parte o la totalidad del azúcar por un edulcorante, como polioles, malitol o sorbitol. “En términos generales, para la mayoría de las personas con diabetes el chocolate debe consumirse con moderación, uno o dos trozos pequeños para evitar un aumento en los niveles de azúcar, siendo el chocolate negro la mejor elección”, matiza y añade: “Si la persona es diabética o tiene algún problema metabólico lo más recomendable es que lo consulte con su endocrino”.

Tipos de chocolate en el mercado
En la actualidad hay distintas variedades de chocolate, posicionándose el negro como la más saludable. ¿Es cierto que tener ligeramente menos calorías lo convierte en un alimento más sano? En primer lugar, Zugasti concreta que el chocolate es una mezcla homogénea de cacao en polvo o pasta de cacao y azúcar pulverizada, a la que se le puede haber añadido manteca de cacao, tal y como describe el Código Alimentario Español. “En cualquier caso, debe contener un 35% como mínimo de materia seca total de cacao, del cual un 18% como mínimo será manteca de cacao y un 14% como mínimo materia seca de cacao desgrasado”, sostiene esta especialista.

Chocolate negro o amargo
Sobre la nomenclatura de los productos que hay en el mercado con un mayor porcentaje de cacao, Zugasti aclara que ni la Directiva europea ni la Reglamentación Técnico Sanitaria Española lo incorporan en las normas ni establecen qué requisitos debe cumplir la denominación de chocolate negro. “El mismo documento sí distingue entre diferentes tipos de chocolate, como el chocolate con leche, con frutos secos o con cereales y con frutas”, especifica.

7 beneficios de comer chocolate negro a diario - Hogarmania

En términos generales, Arnau comenta que el denominado chocolate negro contiene más cacao, entre 60 a 85%, y menos azúcar y grasa. “También nos podemos encontrar con el chocolate medio amargo: tiene entre un 40 y un 55% de cacao, poca cantidad de manteca de cacao y azúcar”, incide.

Chocolate ruby o rosado
“Es un nuevo tipo de chocolate que contiene 47,3% de cacao, leche y azúcar. Su coloración rosada es natural, ya que se fabrica a partir del grano de cacao Ruby, por lo que no posee ni saborizantes ni colorantes”, explica Arnau. Además, esta farmacéutica destaca que este chocolate tiene un característico sabor a frutos rojos.

Chocolate Ruby o rosa, el cuarto chocolate - Recetas de Cocina Casera  fáciles y sencillas - Cocina Casera

Chocolate con leche
Según Arnau, se trata del chocolate más común y su receta contiene cacao, leche y azúcar: por cada 100 gramos contiene 54 gramos de azúcares y 49 de grasas.

Por qué sustituir el chocolate con leche por chocolate negro

Chocolate con frutos secos o con cereales
“Deriva de un chocolate solo o con leche al que se le ha agregado entre un 8% y un 40% de avellanas, almendras, nueces, piñones o cereales tostados, enteros o troceados”, describe Zugasti.

Barras de cereal bañado de chocolate y frutos secos Receta de Marisol  Melgarejo - Cookpad

Chocolate con frutas
Al igual que en el caso anterior, este producto procede de un chocolate solo o con leche al que se añade entre un 5% y un 40% de frutas, enteras o troceadas, desecadas o confitadas. “En nuestro entorno, la variedad más apreciada y también más popular es el chocolate con trozos de naranja”, subraya esta endocrinóloga.

▷ Frutas con cubierta de chocolate【una delicia】 » Receta Venezolana

Chocolate blanco
Cada 100 gramos de producto contienen 56 gramos de azúcares y 53 de grasas, ya que es un alimento sin cacao con más azúcar en sus ingredientes. “Se trata de un producto elaborado con manteca de cacao, azúcar y materias sólidas de la leche”, detalla la portavoz de la SEEN.

El chocolate blanco no es chocolate - Toda la verdad sobre el chocolate  blanco

Cómo elegir un chocolate saludable
Las expertas coinciden en que el principal factor a tener en cuenta es la composición del chocolate: cuánto más alto sea el contenido de cacao propio del chocolate negro o amargo, más beneficios tendrá para la salud tendrá. “Es fundamental revisar en la lista de ingredientes de la etiqueta que el primero sea el cacao y no el azúcar. Y mejor el que no indique contiene grasas vegetales además de manteca de cacao”, recalca Zugasti.

Por su parte, Arnau apuesta por las versiones que contienen entre un 70 y un 99% de cacao porque contienen menos azúcares y la concentración de nutrientes y antioxidantes es mayor. Asimismo, esta farmacéutica sostiene que se pueden tomar una o dos onzas al día de este tipo de chocolate si a la persona le gusta, incluso aunque se esté siguiendo una dieta para perder peso. “Me parece peor excluir radicalmente el chocolate de una dieta para adelgazar porque cualquier régimen restrictivo puede causar más ganas o ansia de la comida que se prohíbe”, alerta.

Además, Zugasti pide prestar atención a los chocolates rellenos: “El porcentaje de cacao al que se refiere es el de la porción exterior del chocolate, no el del producto final, que suele estar cargado de ingredientes de inferior calidad, principalmente azúcares simples”, concluye.

VÍA MARCA.com.

Sigue leyendo

Salud

La Dieta Alcalina: ¿Qué Riesgos Conlleva Para la Salud?

Publicada

on

por

Está claro que la sociedad es cada vez más consciente de los beneficios que aporta una alimentación variada y saludable. Sin embargo, este conocimiento generalizado de la población ha provocado que se popularicen ciertas dietas que se venden como la panacea universal, pero cuyo seguimiento puede resultar, incluso, contraproducente. La dieta alcalina ha sido una de las que en los últimos años ha saltado al estrellato y de forma literal, porque han sido muchas celebrities las que han se han hecho eco de este régimen y de los kilos que se pierden con él. Jennifer Aniston, Kate Hudson, Victoria Beckham, Gwyneth Paltrow y un largo etcétera.

Pero, para los que aún no lo tengan muy claro, ¿en qué se basa realmente este plan alimenticio? “La dieta alcalina sostiene que las enfermedades se desarrollan en medios ácidos, es decir, con bajo pH, y, por ello, para prevenir ciertas enfermedades es necesario aumentar este pH alcalinizando nuestro organismo a través de la alimentación”, explica Sara Corredor, miembro de la Junta Ejecutiva del Colegio Oficial de Dietistas-Nutricionistas de la Comunidad Valenciana (Codinucova). De esta forma, este plan supone el consumo de un 80% de alimentos alcalinos o alcalinizantes (frutas, verduras y legumbres), más un 20% de nutrientes ácidos, que se concentran en la comida proteica y láctea.

La experta cuenta que “se cree que ciertos alimentos alcalinos evitarán dicha acidez en nuestro organismo y podrán tratar y prevenir ciertas patologías como el cáncer, la obesidad, enfermedades cardiovasculares…”. Precisamente la idea del supuesto poder curativo de todas estas afecciones es lo que ha aumentado la fama de esta dieta en los últimos meses, que ha sido defendida, tal y como señala Corredor, “por gurús de la alimentación y practicantes de la medicina alternativa”.

En este sentido, la nutricionista aclara que la dieta alcalina “parte de una teoría científica, pero se demostró que era errónea porque no existe evidencia científica alguna que respalde que el aumento de la alcalinidad en el cuerpo signifique mayor salud”. Esta dieta milagro, como la llaman los expertos, ya ha sido cuestionada en varias ocasiones por la Asociación Española Contra el Cáncer (AECC), que ha insistido siempre en que “no existe ningún alimento ni combinación de ellos que cure el cáncer”.

Una afirmación que defiende también el Instituto Americano para la Investigación del Cáncer, que añade que, en realidad, nuestro equilibrio ácido-base está bien regulado porque, generalmente, el organismo sabe controlar el pH de la sangre. De hecho, por nosotros mismos no podemos cambiar los niveles de acidez del cuerpo por varias razones.

Frutas y verduras verdes

“Una de ellas es que el cuerpo no presenta un único pH, varía según los distintos sistemas. Otro motivo es que ese pH se altera a lo largo del día y, finalmente, tampoco podemos controlarlo por nosotros mismos porque ya el propio organismo, a través de los diferentes sistemas de regulación que posee, nuestro cuerpo es capaz de establecer por sí solo el equilibrio ácido-base”, detalla Corredor.

¿Las personas con diabetes deben seguir este plan?
Por todos es sabido que las verduras y frutas son alimentos muy saludables y recomendables, especialmente para aquellos individuos que sufren patologías como la diabetes. Corredor expone que “es aconsejable que las personas con diabetes (y sin ella) tomen frutas y verduras como las que promulga la dieta alcalina, pero que no piensen que mejoran porque regulan su nivel de pH, sino simplemente por el cambio de hábito y la introducción de estos alimentos en su dieta”.

En este punto, la especialista repite que este tipo de dieta no supone riesgos para la salud: “El problema radica en la falsa hipótesis de que seguir un plan que alcaliniza el pH de tu organismo te ayudará a prevenir ciertas enfermedades”.

VÍA MARCA.com.

Sigue leyendo

Lo más leído